sábado, 2 de diciembre de 2017

"Mindhunter", primera temporada

.

¡Buenos días, furcifans! ¿Cómo va el sábado? :D Ayer por la noche yo terminé un poco... no sabría decirlo. ¿Descompuesta? Sí, podría ser la palabra. Os comento.

Esta semana ha sido la semana de los crímenes. En casa hemos terminado de ver la cuarta temporada de "The blacklist" (mi padre es SÚPER fan de Raymond Reddington, interpretado por el increíble James Spader); como he estado un poco pocha y estoy saturada de leer después de la panzada de "El legado" y "En cuerpo y alma", me puse a ver "Mindhunter" y... joder. JODER. JO-DER. No voy a adelantar acontecimientos porque dentro de un párrafo voy a hablar de la serie, pero sí quiero dejar claro que a pesar de la carga de maldad humana y crímenes que inundan estas dos producciones, ninguna ha conseguido despertar en mí la rabia que me ha suscitado ver el reportaje de "Yo fui un asesino" relativo a José Rabadán, que asesinó a sus padres y a su hermana menor (con síndrome de Down) a katanazos y machetazos cuando tenía 16 años. Si esta frase no os ha subido la bilis a la garganta, os dejo el link para que podáis verlo gratis en la web oficial de la cadena.


Lo que José Rabadán asegura durante el reportaje es que da la cara para hacer ver que la reinserción es posible. La conclusión que he sacado yo es que, si te lo montas bien, puedes cometer la fechoría que quieras y salir prácticamente indemne. Y ha sido ese pensamiento el que me ha dejado con un mal cuerpo de flipar; si al menos este ser vivo (porque para mí ni es hombre ni es un ser humano) estuviera cumpliendo una condena equiparable al daño causado, como se muestra en las entrevistas realizadas en "Mindhunter", me quedaría un poco más tranquila, pero no, ahí está. Un bicho que rompió una katana en la cabeza de su madre y que tuvo la suficiente sangre fría como para dejar el arma a un lado, volver a su habitación, buscar un machete y asesinar a su hermana anda suelto. ¿Cómo se pasa de "soy" un asesino a "fui"? Porque a ver, yo creo en la reinserción en el sentido de delitos leves (pequeños robos o consumo de drogas, por ejemplo), pero ¿cómo puedes ser una buena persona después de hacer algo así? No, claro, desde luego no vas a volver a hacerlo, ¿verdad? Porque ya no tienes padres ni hermana a la que asesinar. Creo que en ese sentido no estamos tan adelantados como los americanos y sus perfiles de conducta (¡como atenuante dijeron que Rabadán era epiléptico! Pero WTF señores...). Lo que nos lleva a...


Producción

Desde aquí quiero dar las gracias a Netflix porque está sacando una serie de producciones MUY buenas. "Stranger things", "Narcos", la venida a menos "House of cards" por el denostado Kevin Spacey, "Sense8", "Por trece razones"... también han tenido productos para echarse las manos a la cabeza (Death note es horrible...), pero por lo general están haciendo un muy buen trabajo.

"Mindhunter" está basada en el libro Mind Hunter: Inside FBI's Elite Serial Crime Unit de Mark Olshaker y John E. Douglas. 


Sinopsis

A fines de los años 1970, dos agentes del FBI se reúnen con asesinos y violadores encarcelados para desarrollar perfiles psicológicos de criminales. Gracias a ello logran identificar patrones de conducta y ayudan a resolver casos.


Ficha técnica

Productores: Jim Davidson
Productores ejecutivos: David Fincher, Charlize Theron, Josh Donen y Ceán Chaffin.
Dirección: David Fincher, Asif Kapadia, Tobias Lindholm y Andrew Douglas.
Guion: Joe Penhall, Jennifer Haley, Erin Levy y Carly Wray.
Cinematografía: Erik Messerschmidt
Distribución: Netflix
Banda sonora: Jason Hill
País de origen: Estados Unidos
Localización: Pittsburgh, Pensilvania
Ambientación: 1977
VO: Inglés
Temporadas: 1
Episodios: 10



Puntos fuertes

Los intérpretes. Anna Torv, Hannah Gross y Holt McCallany son geniales. Está claro que Jonathan Groff es el que lleva la mayor parte del peso argumental (me ha encantado reencontrarme con él después de verle durante varias temporadas en "Glee" como Jesse St. James), pero si hay alguien que me ha impactado, que me ha dejado con la boca abierta y con ganas de segunda temporada es Cameron Britton. ¡MENUDO JEFAZO! De acuerdo, el personaje que interpreta (un asesino en serie real llamado Edmund Kemper) es de por sí impactante, pero la mimetización de Britton es absoluta y espeluznante. Algo que me lleva al siguiente punto, vestuario, caracterización y documentación. Yo no he vivido en los '70, pero los he visto en esta serie. Ya solo por las grabadoras... alucinante.

Edmund Kemper / Cameron Britton

Imagen, sonido y post-producción. Como no soy especialista en ello, solo voy a resaltar que a mí me ha parecido fantástica a nivel visual. No es un "Hannibal" o "American Gods", con ese nivel de detalle que hace que un plano pueda ser una obra de arte, pero está muy bien. Si tuviera que asociar "Mindhunter" con otra obra, posiblemente sería con Se7en.

Realismo. No sé si las fotos que aparecen de los crímenes son genuinas, pero afectan como tal. El lenguaje, las reacciones, las entrevistas... todo eso se ciñe a la realidad que se documentó en su día. Pone los pelos de punta, pero es un ejemplo perfecto de lo que nos rodea sin nosotros saberlo. Todas las conclusiones psicológicas o sociológicas que se dan a lo largo de la temporada me parecen súper interesantes y dignas de reflexión, que es lo que busco en cualquier obra (serie, película, libro...). El desarrollo de los personajes es brutal y el episodio de ansiedad de Holden al final de la temporada es genuino y angustioso.

Historia. Me fascina vivir cómo encajaron todas las piezas, cómo se creó la sección de análisis de la conducta, las trabas que se encontraron a nivel laboral, social, etc... Ver esta serie es una experiencia enriquecedora. También nos muestra parte de la historia criminal de EEUU, que seguro que los yankis la tienen súper trillada, pero a nosotros ni nos suena fuera de Charles Manson (interesante la historia del niño Manson, ahora ya no me extraña cómo terminó).


Cosas que pueden echar para atrás

Historia. Pero Susana, ¿no la habías puesto en positivo? Pues sí, pero qué queréis que os diga... creo que hay cosas dentro del argumento que están mal enfocadas. Durante casi toda la temporada se nos habla de un sujeto. Bueno, hablar, lo que se dice hablar, no. Son como pequeñas pinceladas: este hombre viendo la tele con su mujer y su bebé recién nacido, en su trabajo, conductas ciertamente sospechosas... pero ahí acaba todo. Creo que sus escenas abarcarán 10 minutos de las casi 10 horas de serie. El equipo ni siquiera sabe que existe porque al principio todavía no ha hecho nada, termina la temporada sin más. Supongo que dan a entender que en la segunda temporada (que todavía no estaba confirmada cuando la grabaron) va a ser un personaje clave, pero chico, ¿no sería mejor presentarlo totalmente en la segunda si en la primera no es nadie? De una temporada a otra pasa un año, no voy a recordar los detalles que me enseñáis teniendo a Edmund Kemper delante. Además, contando que las series no tienen una continuidad asegurada antes del estreno, ¿por qué arriesgarse a dejar algo en el aire si hubiera una cancelación?

Cliffhangers. Beverly Jean es una muchacha de Altoona que es brutalmente asesinada y su caso se extiende a lo largo de los capítulos. Valoro positivamente que las tramas no se resuelvan de manera predecible como viene siendo en todas las producciones de crímenes (se presenta un caso - se resuelve un caso), siendo que además todo proceso policial y judicial es largo y laborioso (realismo al límite). Eso lo entiendo. Con lo que NO estoy de acuerdo es con que Netflix quiera que hagamos maratones de series y use ganchos para ello, me jode un montón XD O sea, no es lo mismo que yo me coja una serie y decida verme diez capítulos en un día a que sienta que me están obligando a hacerlo a base de cliffhangers que se resuelven tres minutos después de que empiece el siguiente capítulo. No quiero que alguien llame a un teléfono, un personaje lo atienda, cuelgue y diga "hay noticias sobre X cosa", se termine el puto capítulo y al siguiente te expliquen qué hostias ha pasado. 

Crudeza. Pasamos del realismo a lo macabro, el sadismo y las filias. Me ha recordado un montón a la lectura de El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas por lo poco que se andan por las ramas, buscan el mayor impacto posible para el espectador. Aunque esto en general es una ventaja, pasa a ser peligroso si el potencial consumidor del producto no está familiarizado con ese nivel de "sinceridad" (por decirlo de alguna manera). Yo me he sentido muy incómoda con según qué partes de la serie (eso me alivia; si no te sientes incómodo con esta serie es porque posiblemente seas un psicópata), pero igual a otra persona le parezca demasiada... información. Es posible que los estómagos más sensibles no puedan terminar de ver "Mindhunter".

Y esto solo es la intro...

Las críticas tan positivas y magistrales que está recibiendo. Te dicen que es el Thriller del año, de la década y de lo que llevamos de siglo y solo puedes decir un "hostias, habrá que verlo". Sin embargo, creo que "Mindhunter" debe verse desde la neutralidad, sin esperar nada para llevártelo todo. Si vas con un concepto predefinido te puedes llevar una hostia.


¡Nada más por hoy! Os recuerdo que tengo un sorteo abierto :D ¡Nos leemos el lunes con una nueva entrevista!

No hay comentarios:

Publicar un comentario