lunes, 20 de febrero de 2017

Misery

.

¡Muy buenos días, furcifans! ¿Preparados para el lunes? :P Yo no, me he levantado con un dolor de cabeza épico. Peeeeeero hay cosas que tengo que contaros; hoy os traigo una reseña de un libro que he devorado sin pausa, que me ha tenido al borde de un ataque de nervios y que me ha fascinado de una manera malsana. Hoy os traigo la reseña de Misery, un libro que, para mí, entra directamente en el TOP de las obras de Stephen King.



Sobre el autor:


Ya hice una reseña de Stephen en el blog, así que su biografía y redes las tenéis en este link.


Sinopsis:

Paul Sheldon es un escritor que sufre un grave accidente y recobra el conocimiento en una apartada casa en la que vive una misteriosa mujer, corpulenta y de extraño carácter. Se trata de una antigua enfermera, involucrada en varias muertes misteriosas ocurridas en diversos hospitales. Fanática de un personaje de una serie de libros que él ha decido dejar de escribir, está dispuesta a hacer todo lo necesario para «convencerlo» de que retome la escritura.

Esta mujer es capaz de los mayores horrores, y Paul, con las piernas rotas y entre terribles dolores, tendrá que luchar por su vida.


Ficha técnica:

Título: Misery
Páginas: 376
Encuadernación: Blanda
Editorial: DeBolsillo
ISBN: 978-8497595353
Género: Terror

Link de compra.


Opinión (sin spoilers).

Siempre que termino un libro tengo la misma costumbre: lo cierro / apago el Kindle, me llevo las manos a la cabeza y me presiono los ojos un poco, paladeando la sensación satisfactoria del bocado literario y minimizando la tensión ocular por estar horas leyendo. Con Misery he alcanzado un nuevo nivel: el de la sonrisa y la mordida de labio de quien acaba de finiquitar una obra de arte del thriller, de la tensión, del gore, del horror más absoluto. Si sois fans del género no podéis perderos este libro, es fascinante.


Opinión (con spoilers).

Hay dos aspectos que quiero resaltar dentro Misery: el primero, el texto en sí, con su trama fantásticamente edificada y desarrollada, con un lenguaje cuidado, sí, pero directo y eficiente. Los giros argumentales, increíbles; la tensión, continua. Los personajes, sólidos e inolvidables. La meta-ficción, que te cuenta tanto la historia de los protagonistas como los dramas de las novelas de Paul… genial, simplemente genial. No he tenido la sensación de ir perdida entre tiempos que tuve con It, es una obra bastante lineal (salvo en un punto en concreto que tampoco es lioso).

Tengo que decir que, en según qué momentos, Annie me parecía una versión masculina adulterada de Jack Torrance en El resplandor (la locura, el contexto de desconexión social por distancia y meteorología, la afición a las hachas y a matar gente…); sin embargo, una vez abres el libro y te sumerges en la mente de la señorita Wilkes, ves que ahí terminan las similitudes, que ambas obras van por caminos próximos por salir de la misma mente perturbada (porque sí, Stephen King es un genio atormentado que transpira psicopatía), pero muy diferentes entre sí. De hecho, un punto importante de la novela es el tema adicciones, y así lo ha relacionado el propio Stephen King:

"Tomen a la enfermera psicótica en Misery, 
que escribí cuando tenía problemas con las drogas. 
Sabía lo que estaba escribiendo. Nunca hubieron dudas. 
Annie fue mi problema con drogas, y era mi fan número uno. 
Dios, ella nunca quiso irse."


La historia gira en torno a Paul Sheldon, escritor polivalente. Paul escribe romántica histórica en una serie que narra las aventuras y desdichas de Misery Chastain, huérfana victoriana que se debate entre dos hombres: Ian y Geoffrey. La verdad es que es irónico, porque Paul es muy buen escritor, pero desprecia sus éxitos (saga Misery) a favor del resto de sus publicaciones que, lejos de ser malas, no tienen la misma repercusión ni son del mismo género. Con este dato se hace comprensible que Paul, en su última novela publicada sobre Misery, la mate sin contemplaciones y se regocije por ello. Carpetazo y a otra cosa, que resulta ser “Vehículos veloces” (desde el principio descubrimos que Paul escribirá muy bien, pero que los títulos no son lo suyo XD), un libro auto-conclusivo sobre un chaval mafioso. Después de tomarse un par de copas de champán, celebrando lo que él considera que va a ser un éxito trascendental que callará bocas y será un hito memorable en la historia literaria de la humanidad, Paul se echa a la carretera. Le sorprende un temporal que se aunará a sus reflejos mermados y que provocará que se dé una hostia del quince, trance del que saldrá medio muerto y con ambas piernas rotas.

En esas se lo encontrará Annie Wilkes, una ex enfermera que resulta ser una gran fan de Misery.

Muy.

Muy.

Muuuuuuuuuy.

Muy fan de Misery XD Todavía no ha leído el último tomo, pero esa saga le encanta. Sin embargo, no hablamos de una fanática más: Annie Wilkes es una asesina en serie, una perturbada mental que no solo mató a su propio padre. En su lista roja aparecen mascotas, compañeras de piso, amantes, pacientes terminales y neonatos. Esta desequilibrada salvará la vida de Paul y le ofrecerá una recuperación espantosa, llena de drogas a las que Paul se vuelve adicto, maltratos físicos y psicológicos; Paul será objeto de todo tipo de paranoias por su parte. Llegará incluso a cortarle un pie y un pulgar con tal de que Paul no escape y cumpla con sus deseos: que escriba una obra, su culminación como escritor, reviviendo a Misery.

Misery es una especie de Infierno de Dante moderno con Annie como Virgilio, una espiral de horror y autodestrucción en el que el protagonista paseará por varios círculos de locura, que a su vez desencadenarán un final extremadamente violento que, espero, no sirva como punto de ataque contra el autor. 

También quiero comentar el personaje de Paul en sí, cómo habla de lo que significa ser escritor, de su propia psique. Tuve la misma sensación con Mel, protagonista de la trilogía del placer de Elena Montagud: la verdad es que es un alivio ver que las emociones que siento son compartidas por más personas. 



Pero la simbiosis que he experimentado va más allá de una sensación. Los que hayáis leído Baila conmigo sabréis cuánto habré podido flipar con esto:


Eso sí, termino de leer Misery y tengo una sensación similar a la que sentí terminando Babujal o Historias del camino: ¿cuánto de nuevo puede aportar la literatura, si parece que las grandes tramas, los giros y los personajes ya están escritos? Hoy por hoy solo queda disfrutar de buenos libros que siempre recordarán a otros ya publicados. Esto es una reflexión de lunes, no me hagáis mucho caso, pero si queréis decir algo al respecto los comentarios están abiertos :D


Nada más por hoy, furcifans. He comenzado una nueva lectura (portada, título y link de compra a vuestra derecha), pero no sé cuándo voy a terminarla. Acabo de empezar un curso que me ocupa todas las tardes de la semana y, además, estoy organizando una en Zaragoza que vais a flipar XD Sin embargo, bueno... ya habéis visto que cuando me pongo, no hay quien me saque de leer XD Pasad un muy buen lunes, chiquetes, ¡nos leemos!

Si os ha gustado el post, dadle a seguir; para mí es muy importante de cara a conseguir libros para los sorteos <3

No hay comentarios:

Publicar un comentario