jueves, 15 de septiembre de 2016

Canela y Matt

.

Corría el año 2010, furcifans.

A la tierna edad de 19 años fui a Madrid a ver un festival de música heavy llamado Sonisphere con mi expareja. En concreto fuimos cuatro días: 8, 9, 10 y 11 de julio.



El primer día quise explorar a mi aire, así que a la hora de la siesta cogí los mapas que me había preparado, las llaves de la habitación y me fui a dar una vuelta. Sola. Memoricé calles, rutas y tiendas (cosa que luego resultó útil cuando tuvimos que ir a comprar); una de las cosas que más me llamó la atención fue un Starbucks. En Zaragoza no hay (de momento, porque HAN ANUNCIADO QUE ABRIRÁN UNO EN PUERTO VENECIA <3), así que es algo que decidí visitar. Al día siguiente me fui a punto mañana (sola, aunque le compré el desayuno, ¿eh?) al dichoso Starbucks; me pillé un chocolate fresquito y un rollito de canela.

Furcifans, nació el amor ahí mismo XDDDDDDD Fue un flechazo inesperado, pero surgió con fuerza. Estoy enchochada con los rollitos de canela de Starbucks.


Los he probado de más sitios, he intentado hacerlos yo, pero no hay color: me gustan ESOS. Años después sigo comprándome uno cada vez que voy a Madrid, y ahora que van a poner un Starbucks aquí, tengo miedo de convertirme en una bola XD

Volviendo la vista atrás me doy cuenta de lo particular que he sido siempre (y de que voy a morir sola, rodeada de gatos), no solo por pillar unas llaves, soltar un escueto "luego vuelvo" y desaparecer sin más dos veces, dejándole tirado durante tres cuartos de hora; supongo que lo peor de ese viaje llegó el segundo día de festival. Hasta ese momento había procurado no meterme en todo el mogollón porque me agobio un montón rodeada de desconocidos, pero el segundo día tocaba Rammstein.


Dioses, lo mío con este grupo es amor. Tanto como para meterme en la quinta fila de uno de sus conciertos.

Me voy del tema. Ya durante el concierto empezamos a... no sé si llamarlo discusión. Él quería subirme sobre sus hombros con toda la buena intención del mundo, pero el contacto me cogió por sorpresa y me puse a chillar como una histérica para que me dejara tranquila (ya estaba suficientemente alterada intentando desconectar de los empujones, los gritos y el olor a choto que se arremolinaba a mi alrededor, conteniéndome al mismo tiempo para no trepar al escenario y violar consentidamente a Richard Z. Kruspe), y él se me quedó mirando como... yo que sé, porque en ese momento no le entendí y ahora mismo ni siquiera recuerdo su expresión. Supongo que es muy difícil hacer que te entiendan cuando ni tú misma sabes que tienes un trastorno de la conducta; ahora puedo decirle a la gente "oye, si haces esto puede que reaccione así para recuperar mi nivel de confort óptimo, no te enfades ni le des vueltas".

En fin.

Justo después del final de Rammstein él quería ver a otros, no sé si eran Mastodoon (¿?), y yo me senté en un bordillo a esperarle tranquilamente, disfrutando de la música a lo lejos. Ya estaba sola, así que me calmé automáticamente. Terminó el concierto y yo quería irme, estaba bajo mínimos: no sé si algún Asperger llegará a leer estas líneas, quizás solo esas personas comprendan la cantidad de energía que necesité para aguantar semejante jaleo. Además, ya era el segundo día, algo así como las tres de la madrugada, aunque el festival continuaba. Le dije que iba a coger un taxi para volver al hotel, que le esperaría tranquilamente en la habitación, pero él no lo entendía. Creo que pensaba que me había cabreado, aunque yo se lo estaba diciendo simplemente cansada y feliz. Iba en serio cuando le dije "yo me pillo un taxi, tú diviértete. Te espero allí, ven a la hora que quieras". Al final sí llegamos a discutir de verdad, por el simple hecho de que él no quería irse y, al mismo tiempo, no quería que yo me fuera porque pensaba que estaba cabreada, quizás se le cruzó por la cabeza la idea de que yo luego no le iba a dejar entrar o alguna movida así. Y no, simple y llanamente estaba extenuada.

¿Por qué os cuento todo esto? Porque yo, en ese momento, no sabía que tenía que explicarme, pensaba que ambos llegábamos a las mismas conclusiones lógicas y sin dobles sentidos (en ese momento no tenía ni idea de lo que era el Asperger; no era consciente de que debía explicarme). Y porque esa conexión es la que sí he conseguido establecer entre Julia y Matt <3 ¡DE MOMENTO SE ENTIENDEN!


<3

¡Y aquí llega el verdadero sentido de la entrada! Quiero hablaros del spin off de Matt que va a salir dentro de poco ^^ Ya os dije que, a modo de aperitivo antes de que salga la segunda parte (a la venta antes del año que viene, sin fecha fija todavía), Kelonia va a publicar Cicatrices 1.2, un texto de unas cien páginas desde el punto de vista de Matt. No es el mismo libro calcado punto por punto, solo son escenas que quiero que leáis desde el punto de vista de mi alemán favorito. También quiero que conozcáis mejor a Luca, a los gemelos, a Clara...

...a Grethe...

Por ello, os recomiendo que releáis la primera parte :D Voy a recordar los links para la compra en físico (¡está de oferta y los gastos de envío salen gratis! También encontraréis un adelanto de 50 páginas) y en digital. ¡A partir de ahora irá todo más rápido! Estos meses han sido de locos para todo el mundo, pero las aguas siempre vuelven a su cauce :) Aprovecho para decir que hace diez días pasé OTRA vez por bisturí y, bueno, he sobrevivido, aunque para variar hubo complicaciones -.- Algún día os haré un resumen de mi historial médico, os vais a echar unas risas XD

Pero esto no es todo lo que quiero contaros, no. Porque, obviamente, este Spin off tiene que tener una cara y un nombre. El rostro (la portada) no voy a enseñároslo todavía (acabo de deciros que adoro los rollitos de canela de Starbucks, acepto sobornos); lo segundo viene ahora a modo de hype.

A la hora de buscar títulos para la trilogía de Julia se me ocurrieron varios (algunos MUY malos), pero había tres que eran varios de los estados en los que puedes encontrar una cicatriz. Al final, los dejamos a un lado a favor de los que vais a encontraros: el primero, "Baila conmigo", una frase de nuestra querida Èna, que simboliza la apertura de Julia. Al principio de la historia, mi recogidica y abrazable aspie-girl ni siquiera puede abrazar a Nacho, su mejor amigo; al final consiente que Èna, una total desconocida, la saque a bailar. 

El tema es que hemos recuperado esos tres títulos descartados y, de momento, uno pondrá nombre al primer Spin off. Con esto no quiero decir que vayamos a sacar tres, aunque la verdad es que voy a intentarlo, porque hay muchas escenas que no se han podido incluir en los tomos oficiales (lo confieso, me he extendido de narices XD); me hace ilusión que sepáis cosicas. Eso sí, este primer volumen 1.2 es exclusivamente de Matt, pero el 2.2 incluiría escenas de Nacho y el 3.2 de... ¡Pauline! Y, sin enredarme más, el Spin off va a tener por título...

Cicatrices 1.2, Abiertas.

Volveremos a las duchas calentorras y a las mordidas de labios, 
querido Matthi...

Ya tenemos la portada hecha, el manuscrito está corregido, solo resta maquetar y subirlo. Como podéis ver, NO QUEDA NADA. Si sois buenos y me dejáis comentarios en Amazon (en serio, ayuda muchísimo porque la plataforma hace que otros usuarios visualicen más fácilmente el libro) os contaré más cositas furcias :D Cositas como fragmentos, portada... en fin, cositas <3

¡Me despido, furcifans! Lo único que me queda por comentar es que mañana tengo una entrevista de trabajo y que, de verdad, espero que me cojan: a cuanta más pasta, ¡más presentaciones fuera de Zaragoza! Aprovechando este punto, me encantaría que, los que habéis llegado hasta aquí, me pusiérais de qué ciudad sois para hacer un sondeo ^^ ¡Si coincidís varios en una misma ciudad, los engranajes de las presentaciones empiezan a girar! Pasad buen juernes, nos leemos en Facebook / Twitter :*

No hay comentarios:

Publicar un comentario