viernes, 17 de junio de 2016

Trilogía del placer + Super sorteo en Facebook

.


Buenos e increíbles días, furcifans :D

No voy a poner nada más porque la reseña / opinión / ida de pinza que viene a continuación es MUY EXTENSA y, como me enrolle, no termino XD Hoy, queridos y queridas fans de la furciedad... hablaré de patos:



Sobre la autora



Ya que la tengo en Facebook como amiga y compañera de Agencia literaria (MJR), he podido pedirle a Elena Montagud una biografía de su puño y letra (virtual). Quiero que la conozcáis porque de verdad, es un encanto <3

¡Hola a tod@s! Me llamo Elena Montagud y nací hace veintinueve otoños en Valencia. Desde muy pequeña me apasionó leer. Cada vez que se acercaba mi cumple o la Navidad, les pedía a mis padres un nuevo libro. ¡No me podían llevar a las librerías porque quería llevarme todos! Con el paso del tiempo me di cuenta de que yo también quería crear historias que hicieran soñar. Todo empezó con los típicos cuentitos que escribes para concursos del cole, y las maestras le decían a mi madre que yo tenía mucha imaginación y escribía historias buenas. Ya sabéis… Pero mi familia nunca imaginó que yo ansiaba, más que nada en el mundo, dedicarme a esto. Durante muchos años escribí a solas, en silencio, casi a escondidas. Me daba reparo mostrar a los demás mis escritos. No me decidí hasta los últimos años de carrera, a pesar de llevar casi diez años inventando cuentos, personajes, vidas, etc a probar qué pasaría. Empecé en concursos. Gané muchos, quedé seleccionada finalista en bastantes otros. Pensé que, quizá, no se me daba tan mal.

De esa forma apareció mi primer libro publicado, una antología de relatos de fantasía y terror, en 2013. Al año siguiente llegaría mi primera trilogía romántico-erótica. Y justo ese mismo año también mi agente me dio la fantástica noticia de que Grijalbo (editorial de éxitos como Cincuenta sombras de Grey o La catedral del mar) quería publicarme otra trilogía. Y así es como ahora podéis tener (o habéis tenido ya) la historia conocida como los patitos, la “Trilogía del Placer”, en la que Melissa lucha, junto a otros personajes, por encontrarse a sí misma en el mundo, por cumplir sus sueños y amar y ser amada.

Cuando escribo me encanta ir más allá. Es decir, no solo romanticismo, no solo erótica… También intriga, cuestiones sociales que hagan reflexionar. Los protagonistas en mis historias son los más importantes, claro, pero también todos los otros personajes que les acompañan en el camino. Creo que, si mis libros destacan por algo, es por ser tan reales, por plasmar en papel hechos que podrían ocurrirnos y personajes que traspasan el papel. (Que conste que esto no solo lo digo yo, sino también las lectoras y los lectores).

En cuanto a mí… Soy una chica muy normal que, cuando no escribe, trabaja y sale por ahí con los amigos. Soy una fanática del cine y de las series, así como de la música. Casi nunca escribo sin una melodía de fondo que me ayude a inspirarme. Adoro los patos y los perros. Me encanta enseñar a mis estudiantes.


Tengo que añadir, y esto ya es a título personal, que Elena participa también en la antología erótica Deseo eres tú, cuyos beneficios van a parar a la Fundación Ana Bella, que ayuda a las supervivientes del maltrato no solo a salir adelante, también a valerse por sí mismas con cursos de formación, trabajos, etc.


Sinopsis

Os voy a poner solo la sinopsis de la primera parte, 
evitando así spoilers no deseados :) 

Melissa estaba convencida de que Germán iba a ser el hombre de su vida, pero él la abandonó poco antes de la boda.
Melissa cree que Aarón es un pintor bohemio y sexy que huye del compromiso. Sin embargo, está decidida a ligárselo.
Melissa ve a Héctor, su jefe en la editorial, como uno de los hombres más atractivos que ha conocido, aunque algo en él la asusta y atrae a la vez.
En el fondo, Melissa sabe que está buscando el verdadero amor. Pero piensa tomarse su tiempo antes de decidir. Le han roto el corazón una vez; dos serían demasiadas. Ahora es el momento de disfrutar del placer.
Una historia de hoy sobre mujeres que buscan el amor y hombres que dicen querer solo sexo.
Tan real y tan intensa como la vida misma...


Ficha técnica

Título: Trilogía del placer; I Trazos de placer, II Palabras de placer, III Secretos de placer.
Páginas: I - 384 págs, II - 400 págs, III - 464 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Grijalbo
ISBN: I - 9788425353239, II - 9788425353253, III - 9788425353444
Género: Romántico - Erótico
Enlaces de compra + regalo: 


Spin off de Aarón (Gratis, anterior a la historia, sin spoilers).
Trazos de placer
Palabras de placer
Secretos de placer



Opinión (sin spoilers)

Los libros que me hacen formar parte de la trama a pesar de mi tendencia a racionalizar y simplificar todo me enamoran. Como consecuencia natural de mi manera de ver el mundo, la rama literaria sentimental es con la que mayor dificultad puedo conectar, no llego a implicarme del todo con los personajes. Sin embargo, gracias a la gran capacidad de Elena a la hora de expresarse y cohesionar las tramas, con la trilogía del placer no me ha costado para nada. 

Me ha encantado que en el primero plasme durante un capítulo un hecho “presente” y, acto seguido, dedique otro al pasado de Melissa para explicar por qué ha reaccionado así; esta presentación perfecta consigue que en los otros dos volúmenes que componen la trilogía siga sintiéndome integrada dentro del libro. He llegado a sentir que Mel era una especie de extensión de mi persona (sobre todo en la primera parte), me hace querer salir hacia delante de cualquier pozo de tristeza y depresión que se me presente. La trilogía también cuenta con unos personajes secundarios muy potentes, que van a ir metiendo la pata y enfrentándose a situaciones de lo más variopintas,entreteniendo y enseñando al mismo tiempo que, pase lo que pase, hay que sacar fuerzas y luchar por ser feliz. Es una trilogía que recomiendo mucho porque no solo vais a encontrar romance y sexo, también problemas que atacan a muchos seres humanos y que pasan desapercibidos de cara a la sociedad. Os vais a emocionar, vais a reíros, vais a sufrir. Vais a devorar a los patitos :)



Opinión (con MUCHOS spoilers)

No voy  diferenciar entre “lo bueno” y “lo malo”, porque lo que a mí haya podido no gustarme no tendrá que ver con cómo Elena escribe, sino con mi propia forma de ser. De hecho, voy a destacar cosas que para otras personas quizás sean una tontada, pero como cuando algo me llama la atención no puedo evitar comentarlo, pues allá que iré XD

I: Trazos de placer

Me pasa como con Lluch; obviamente el primer libro tiene sus propios conflictos, pero es más de presentación. Tanto en el segundo como en el tercero Elena ha podido recrearse en las tramas, las emociones y las reacciones de manera mucho más profunda y personal.

En este primer tomo, como decía, vamos a conocer a casi todos los personajes que van a ser vitales dentro de la trilogía: Melissa, la protagonista, trabaja en una editorial como correctora. Su jefe, Héctor, es muy furcio y está tatuado (double win). Al mismo tiempo, Mel posa como modelo para Aarón (pintor y dueño de un local de copas) gracias a la mediación de Dania, compañera dicharachera de trabajo y amiga íntima. Conocemos también a Ana, la hermana mayor de Mel, y a la pareja de ella, Félix. También a Germán, persona que pide a gritos una patada en la boca el ex novio de Melissa.

Toda Valencia tiene los ojos azules XDDDD

Me encanta la estructura que Elena ha utilizado para narrar la historia, ya que sucede algo y, acto seguido, tienes un capítulo explicando lo que ocurrió en el pasado para que el presente esté tan jodido: Germán plantó a Mel cuando ella ya había comprado el vestido con el que esperaba casarse, después de un montón de años de relación. Le aseguró que era porque no conseguía hacerla feliz, cuando en realidad se estaba tirando a una alumna de sus clases de historia porque no le gustaba su vida y se había vuelto un puto amargado; Melissa se los encuentra en una heladería y la nueva calienta camas de Germán, Yolanda (alias lagarta sin corazón), se presenta con todo su morro como su novia oficial (yo es que kjdnflkjsdlfjkn ¬¬’ ¡Me puse de mucha mala hostia en esa escena!).

En fin, que después de semejante hostión a su epicentro emocional, Melissa cae en una espiral depresiva: todos los planes de futuro que había hecho acaban de irse a la mierda, y la persona con la que los había formado la había rechazado de malas maneras. Pasa un tiempo bastante amargo de ansiedad, tristeza y autoasco que empieza a diluirse cuando Dania, su compañera de trabajo y amiga del alma, le dice que vaya en su lugar a casa de un pintor para ser su modelo. El mozo recio, Aarón, también está muy furcio. Mel no sabe cómo llamar su atención como mujer, parece que Aarón solo la ve como a una amiga. No es el caso, en realidad a Aarón le gusta, pero desea que antes de pensar en querer a nadie, Mel se quiera a sí misma (¿es pa comérselo o no?).

Pero es que resulta que, al mismo tiempo, tienes a Héctor, el jefe de Mel. Un tío que de repente entra como un huracán a su despacho y poco más que le dice “ábrete de patas, baby”. Esta parte es una de las que no he pillado muy bien, básicamente porque mi propio radio de confort corporal es bastante amplio; quiero decir, a mí un tío entra en mi espacio y me dice que está caliente y yo creo que me quedaría en plan “pues date una ducha, majo. Y ahora… ¡tuso, bicho!”. Que igual al 90% (o más) de féminas del mundo le gusta que un tío que les pone le haga eso, pero a mí en concreto no XD Oyes, a Mel le gusta esta especie de acoso y derribo, ¡pues bravo por ella! Se lleva unas cuantas alegrías al cuerpo.

También os digo que, al principio, el hombre no cae bien (la propia Elena confiesa que es un sentimiento buscado a propósito). Es lógico, lo ves como un follador – vividor prepotente y cuesta empatizar con él, más cuando sabes que tienes al otro lado del ring a Aarón, que está bueno, es comprensivo, atento, medio psicólogo, artista, bohemio, empresario… en fin, ¿quién no quiere a un Aarón en su vida?

Al final del libro viene cuando la matan, y es que cuando Héctor te cuenta su historia y sus razones, se te encoge el corazón: su novia de toda la vida, con la que mantenía una relación muy tóxica y dependiente, se mató en un accidente de coche. El hombre se quedó destrozado, a un nivel, se intuye, mucho mayor que el de Mel. A mí me entraron ganas de llorar (¿os he dicho ya que me cuesta mucho empatizar con los personajes?): es como si estuviera roto, pero no lo suficiente como para coger los pedazos y rehacer su vida.

Cambio de tema por no deprimirme con el pobre Héctor: Durex se va a la quiebra en el universo de Elena XD De acuerdo, Mel toma anticonceptivos orales, pero las relaciones sexuales que mantiene con Aarón (casi al final) y Héctor (durante todo el libro) acontecen dentro de un marco de rollo pasajero / sexo esporádico; ninguno de los tres insinúa siquiera un método de barrera, lo que me hace pensar que sus vidas sexuales son así por norma general. Teniendo eso en cuenta y la cantidad de gente que se van zumbando los dos hombres de este triángulo sexual… Es una novela, así que realmente no va a pasar nada que la autora no quiera que pase (vamos a presuponer que es por no romper el morbo del momento), pero creo que así es como luego la gente real (la que lee el libro) mete la pata. Además, es interesante incluir los condones en las escenas de sexo para hacer ver que se pueden incluir como juego sin perder la tensión sexual. Teniendo en cuenta todas las ETS diagnosticadas cada día (ergo hay muchas personas que pasan del condón a pesar de la cantidad de información que hay), añadirlo a los libros eróticos sería un gran puntazo.

Dania. Dania, Dania, Dania, ¿qué hago contigo? XD Dania tiene un master en invasión de la intimidad. Me cae muy bien, en serio, porque la veo vital, fuerte, guay… no sé, mola. Yo, con las personas que tengo confianza, soy muy abierta para todo: podemos quedar a cenar y en una misma noche hablar de fútbol, el señor de los anillos, sexo… Pero si cualquiera de mis amigos me parara por un pasillo delante de un montón de gente y se pusiera a gritar cosas como “¡¡¡mira cómo tienes la piel, cacho perra!!! ¡¡¡Tú hoy has mojado!!!” me cabrearía un huevo. Supongo que son situaciones en las que otro lector se partiría el culo, pero como yo soy más simple que el mecanismo de un cactus, me he sentido incómoda al leerlo.

Bueno, total, que al final Mel queda como amiga de Aarón (¡bien!), empieza a salir con Héctor una vez este deja de comportarse como un asqueroso y se abre a ella (¡bien!) y todos… ¿felices? No sé yo… ¡Vamos a por la segunda parte!


II: Palabras de placer

Mel como soltera me gustaba más que Mel como pareja de Héctor, el cerebro se me funde con algunas de sus reacciones o discusiones. Cuando ella quiere una información, la quiere ya sin importarle si eso daña a Héctor. Cuando es Mel la que no quiere compartir con él X información, le sabe malo si el mozo insiste.  

Este libro gira entorno a la faceta de Melissa como escritora (un puntazo, ¿eh? Me encanta <3). Mel ha desarrollado un manuscrito y lo ha enviado a algunas editoriales, contando con el apoyo incondicional de Héctor, que comprende que publicar es el gran sueño de su novia (en contraste con lo que vimos en el primer libro, la reacción de un Germán amargado y atrapado en una vida que no le gustaba, razón por la que se comportó como un hijo de la gran puta). El tema es que, cuando Melissa por fin lo consigue y recibe una llamada de una editorial muy grande, el editor es… ¡tachán! Su ex pareja.

Aquí entra lo que siempre decimos: si fuera yo, no habría trilogía XD Las autoras a veces tenemos que hacer que los personajes metan la pata de forma muy épica. Melissa la mete y bien metida, no por aceptar el contrato (yo ahí pienso como Aarón, ahora no estamos hablando de una relación, estamos hablando de la edición de un libro); mete la pata por seguirle el juego a Germán y no contar con Héctor. ¿Sabéis qué hubiera hecho yo? Al descubrir todo el pastel, habría nombrado a Héctor mi agente literario. Y si el susodicho inútil quiere algo… ¡ea, que llame a mi furcio! Y desde luego, lo que NO hubiera hecho es sacarle el tema de la anterior relación de Héctor; ese tipo de discusiones de “tu comportamiento me ha hecho daño, Mel” “¿Sí? Espera, voy a sacar mi libreta llamada Mierdas que ya hemos discutido para echarle más leña al fuego”. Lo que tampoco hubiera hecho es irme con Germán de copas y ponerme a bailar, oseano… En fin… ¡Conflictos de pareja! ¿Los entenderé algún día?

Héctor me enamora. No sé, es tan… es <3 Y está tan jodido. Me dan ganas de achucharle para ver si puedo recomponerle :( Y luego está Aarón… dioses… Es el Nacho de Julia (aunque sin sexo de por medio en el caso de mi recogidica y abrazable aspie-girl), un pilar con el que puedes contar. Alguien que solo desea que estés bien porque te lo mereces, sin más. La verdad es que, a estas alturas de la trilogía, yo me quedaría con Aarón. Más que nada por evitarme complicaciones, que bastante tengo conmigo misma XD

En este tomo pasan un montón de cosas: descubrimos que Héctor es un adicto a los antidepresivos y casi la palma por ello, también que Mel se vuelve un poco gilipollas siempre que ve a Germán, Ana y Félix rompen por desgaste, Dania cada día está más loca, Aarón está con el club que no mea… La relación M&H pasa por un montón de altibajos, tantos como Héctor pasa debido a su depresión. Y es que su pareja la muerta (Naima), era un poco… putón. Pero tampoco sabes toda la historia, solo lo que Héctor te va dejando ver, aunque te suelta un dato que te deja con las rodillas temblando: y es que resulta que nuestra prota y Naima son bastante parecidas físicamente. Todo el mundo se vuelve loco por ello: a los padres de Héctor casi les da un chungo cuando la conocen, y, a veces, nuestro prota no puede diferenciar actos de Mel y de Naima, ¡piensa que le va a poner los tochos en cualquier momento! Al mismo tiempo, Germán reaparece digievolucionado en su final form de puto pesado tocapelotas, ¡se ha propuesto recuperar lo que Mel y él tenían a toda costa!

En fin, que Mel publica su primer libro (¡bien!), pero siempre que queda con su editor deja que Germán se acerque y le meta morro (¬¬’). No, en serio, ¿qué les pasa a los seres humanos? “Quiero hablar contigo, pero te vas. ¡Tendré que cogerte del brazo, reteniéndote contra tu voluntad, para decirte que deberías quererme a mí y no al otro!”. Parece mentira, Germán ha visto Dirty Dancing, ¿es que no recuerda lo de “este es mi espacio, este es tu espacio, ¡respétalo!”? Dioses… te iba a pegar tal patada que la de Leónidas en 300 te parecería chiquito pleito…

Hasta De Jong pediría que me sacaran la roja por la hostia que le daría a Germán.

Total, que se junta esto con una neura repentina de Héctor, que corta de malas maneras con Mel casi al final del libro. Y no solo eso, sino que encima va al bar de Aarón (llamado Dreams, por cierto) en la reapertura del local después de la ampliación y se lleva a una amante, algo que termina de romper a Melissa; tanto que decide que es buena idea recuperar lo que sea que Germán esté dispuesto a darle. Comienza una relación de un año en la que llegan a estar delante de un cura para casarse. En el último momento, Mel decide que NOPE, se pone casi en bolas y sale de la iglesia corriendo. Se encuentra de morros con Héctor, se besan con pasión y ea, termina todo bonico, bien y lleno de luciérnagas: Héctor lleva limpio meses, la crisis depresiva ha pasado y está seguro de que Mel es el amor de su vida. ¡FIN BONICO FOR THE WIN! ¡A por el tercero!


III: Secretos de placer

Baby boom de la hostia. Ana y Félix se reconcilian, se casan y se embarazan. Dania también se queda preñada después de un desengaño amoroso muy chungo, la historia es que no sabe de quién es la criatura (lo que os diga, Durex está empezando a cerrar empresas); la muchacha se plantea abortar hasta que casi lo pierde de manera natural, en ese instante decide tirar pa’lante.

Tengo que hacer un inciso en este apartado, y es que Héctor se indigna de narices cuando se entera de que Dania no se ve como madre y está meditando no tenerlo. Perdona, ¿es tu cuerpo? Leches, es que en fin…

Germán se marcha a Barcelona, ha pedido el traslado. Melissa y él se despiden de manera muy emotiva y neutra, sin meter morro (¡bien!) y se cierra un episodio de la vida de Mel con un aire de aceptación y perdón.


¡Campanas a la vista! ¡Héctor le ha pedido a Melissa que se case con él y ella ha aceptado! Pero claro que no, no todo iba a ser tan fácil, porque Naima todavía pesa en la relación. Y no solo eso, resulta que Mel es un imán para encontrase a rollos de esta mujer XD Vamos, que nos libramos de Germán, pero aparece otro hombre invade-espacios personales, Ian.
Pero no solo el recuerdo de Naima acosa mentalmente a Mel y se convierte en su obsesión particular (ojo, y lo dice doña obsesiones, pero esta moza me gana en cuanto a rallarse la cabeza con Naima); aunque escribir le encanta, Melissa se estresa si se bloquea o si está desarrollando alguna escena desgarradora. Y, aunque deja el trabajo de oficina para poder centrarse en su carrera como escritora, al final del día le faltan horas. Además, sus amigos le reprochan que se meta en la cueva y no les haga caso. Todo eso hace de Mel un manojo de nervios.

Aarón se mete en drogas (noooooorlll), aparecen dos nuevos personajes: una mujer muy entrañable y achuchable llamada Alice (es una divorciada con dos hijos víctima de maltrato) y un fotógrafo, Abel, que sale casi como anécdota dentro del contexto laboral de Héctor, pero que te da mucha pena. Es muy joven, pero tiene Alzhéimer precoz :(

Por otra parte, Héctor se convierte en un algodón de azúcar. Moñas, moñas, moñas, moñas. Héctor en la tercera parte de la trilogía se ha comido un unicornio, y estoy convencida de que pinta corazones durante sus reuniones en los folios en blanco, amén de no dejar fotos de Mel en casa porque seguro que se ha forrado todas sus carpetas con ellas… en fin, un cuadro de amor que Mel es incapaz de disfrutar. ¿Por qué? Pues no lo sé XD De verdad que llega un momento en el que me pierdo con esta mujer, ¡pero no porque Elena no lo explique! Es que me ofusco XD Ya os digo, si fuera por mí no habría libro, resolvería conflictos de pareja demasiado rápido.

Ejemplo: Héctor prepara una escapada para San Valentín hiper romántica, empiezan a calentarse, y la tía se pone a pensar en Naima y en Ian mientras Héctor le hace el amor. Aquí es cuando me di cuenta de lo perdida que estoy en cuestiones emocionales / relaciones. Yo nunca podría hacer esto, pero es que lo comento con otras mujeres de mi círculo de amistad y, por lo visto, ¡es real! O sea, ¿por qué dejáis que tengan sexo con vuestro cuerpo si vosotras no estáis en él? Y más en un contexto de pareja que se respeta, o sea, es como una especie de auto violación extraña, ¿o no? Esa persona os quiere y no va a dañaros ni miraros mal si no queréis tener sexo. No os va a forzar, ni va a insultaros. Esto no es una crítica hacia Elena, porque obviamente lo ha puesto para visualizar este suceso, es solo una reflexión; no entiendo cómo puede haber personas que lo hagan, ¡porque no tiene sentido para mí! Mel se queda, literalmente, como una muñeca; no participa, no disfruta, solo está pensando en la novia muerta del hombre que tiene entre las piernas hasta que él termina y, para que Héctor no se preocupe, ella finge un orgasmo. Dioses, mi cerebro se funde (again)…

Más adelante, Ian le cuenta a Mel que Héctor aceptó hacer un trío con él y con Naima, que ella era su proyecto a esposa hasta que el maltrecho Héctor apareció en su existencia (ergo el cuadro depresivo no es a raíz del fracaso sentimental, ya venía de antes). Yo es que, después de Memorias de Idhún (amor entre tres) y Pídeme lo que quieras (sexo entre muchos), tampoco me parece algo tan terrible XD Otra cosa es que yo lo hiciera, pero, ¿malo? ¿Extraño? ¿Reprochable? ¿Inconfesable? No. Cuando Mel le dice “quieres ponerme en contra de Héctor” por confesarle lo del trío me daban ganas de reír. O sea, se ha debido zumbar a media Valencia, pero está bien porque ha sido de una en una XDDDDDDDDD Más adelante, Ian le manda fotos y vídeos de prácticas sadomasoquistas y orgías (cinturones haciendo marcas bestias y esas cosas) en las que los protagonistas son Naima y él. Puedo llegar a entender la consternación de Mel después de ver el vídeo, pero es que no sé… pertenece a la sexualidad de dos personas (una de ellas muerta), nadie va a ir a por ella a lo Christian Grey para que se coma todas las verduras XD En fin, ya os digo que yo voy a otra velocidad de procesamiento, igual a más personas les parece super terrible :/ Quizás es que le está dando a entender algo más que yo no capto, como cuando Mel se pregunta por qué Héctor no le ha enumerado todas las prácticas sexuales que ha hecho. No sé, ¿alguien le pasa lista a su pareja? Dania le dice esto mismo, que no se coma la cabeza, y es como que Mel lo entiende y al mismo tiempo desarrolla una obsesión morbosa tremenda.

Las cosas claras, Ian me parece un capullo y un manipulador. Quiere ir de guay y no llega ni a Julio Iglesias. Le suelta cuatro tonterías de la vida sexual de Héctor y le dice que, como recompensa, quiere un polvo para poder despedirse físicamente de Naima X’DDDDD Hasta ahí, para mí, todo eran risas porque pensaba que las señales que me mandaba Melissa eran simplemente las de desconcierto, rechazo. Pero no tío, Ian está jodido de la cabeza X.X Secuestra a Melissa y le dice que piensa que es Naima de verdad, que ha fingido su muerte para evitarle. Le pega un palizón del carajo, aclara que Naima quería romper definitivamente su relación con él y que, antes de consentirlo, ella moriría. ¡Muerte resuelta inesperadamente! ¡¡FUE IAN!! Yo en este punto ya flipaba con Elena. Por suerte, Héctor aparece con la policía y la salvan de una violación y muerte casi segura. Viví toda la escena con el corazón en un puño y, hasta que no se resolvió, no pude respirar con normalidad, os lo juro. 

Meten a Ian en un psiquiátrico (¡bien!), Héctor perdona a Naima para dejar su recuerdo atrás de una vez por todas (¡bien!), Mel termina de reconstruirse y madurar (¡¡¡bien!!!), Aarón deja las drogas (¡esto es MUY bien!), Ana y Dania dan a luz sin contratiempos (¡bien!) y todo termina bien para nuestra parejita (¡BIEN!), que tres años y medio después disfrutan del cumpleaños de su primogénita… ¡con otras dos en camino! 

El unicornio que habita en mí sonríe <3



FIN DE LOS SPOILERS


¡¡HABEMUS SUPER CONCURSO!! Y os espera en Facebook :D

2 comentarios:

  1. Jajajaja, te puedo decir que he estado riendome todo el rato con tu reseña con spoilers. Las palabras que has usado me encantan, yo también soy de emplearlas mucho xDDD

    Ahora sí, te quiero agradecer todo lo que me has estado diciendo por privado, cuando te emocionabas o te cabreabas o te reías al leerlo, pues he vivido junto a ti la lectura ya ha sido una experiencia preciosa. Y también gracias por esta fantástica reseña, por haber empleado tanto tiempo en mi historia y por el pedazo concurso que vas a hacer. Eres una genia, leches! Ya me muero de ganas por leer a Julia, lo sabes. Un besote enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón de que te hayas estado riendo xDD Para mí también ha sido genial hacer una lectura en vivo <3 La verdad es que es toda una experiencia poder hacerlo con la autora a vuelta de clic <3 <3 <3

      ¡Gracias por Mel y Héctor! *-*

      Eliminar