viernes, 18 de marzo de 2016

Crossover 5 + Actualizaciones

.

¡Buenas, furcifans! ¡¡VIERNES!!


¿¡Has dicho viernes!?

Vale, me toca publicar el Crossover que no puse el lunes pasado por falta de tiempo / inspiración y que sepáis qué tiene que publicar Nía la semana que viene :D

La verdad es que ha sido complicado; barajé varias opciones, pero la primera me parecía demasiado... ¿ofensiva? Bueno, seguro que a alguien le ofendería: consistía en que una mujer entrara en un confesionario y le dijera al cura "perdóneme padre, porque voy a pecar". Ahí se me abrían varias opciones, la muchacha podía masturbarse, o podía entrar un segundo ente (por completar la herejía, que fuera otra mujer, ¿no?) y que hubiera una escena puramente sexual.

La segunda me parecía forzada. Los protestantes tienen sexo y pueden casarse, pero no se les conoce coloquialmente como curas.

El tercero se parecía demasiado a cualquier escena entre Gonzalo Valbuena y María Castañeda de "El secreto de Puente Viejo": cura joven enamorado de una muchacha. Se me había ocurrido que no fuera cura por vocación, que lo fuera por obligación o por no pasar hambre tras la Guerra Civil española, pero... 500 palabras. 

También podría haber metido a presión la imagen de un cura si los dos personajes veían la televisión, pero... ¿qué gracia tiene eso? 

En fin, al final ha salido esto XD ¡Si me dejáis comentario diciéndome cuál de los anteriores os gustaría leer, lo haré! Pero escribiré las palabras que a mí me dé la gana XD


STREAPTEASE


—¡Nekane, te toca!

Siete mujeres se carcajean. La octava, la novia, mira el pastelito erótico con decisión, se agarra las manos detrás de la espalda y se lanza a chupar la nata que recubre su reto. 

La cuadrilla celebra entre risas su despedida de soltera. Aunque la fiesta ha empezado a la hora de comer, ha ido alargándose hasta bien entrada la tarde.

Nekane termina, alza los brazos en señal de victoria y llega a vislumbrar su rostro lleno de nata en el espejo del salón de Maite. El timbre del piso suena; la muchacha intenta limpiarse, pero tres de sus amigas la detienen abalanzándose sobre ella, tapándole los ojos con un antifaz.

—Chicas, por favor…

—Tranquila, Nekane, ¡Antxón está de acuerdo!

Comienza a sonar Anaconda y la muchacha no puede evitar reír. Por lo que puede adivinar tocando, el boy va vestido con un atuendo largo, como si fuera una levita. Nekane se carcajea cuando desliza las manos hasta la nuez del hombre y toca el borde de un alza-cuellos. Una de sus amigas, Begoña, se acerca a su oreja.

—Ya que no os casáis por la Iglesia… ¡nosotras te traemos al cura!

Pisadas, risas, un portazo. La muchacha intenta quitarse el antifaz, pero el striper no la deja.

—Mira, chato, estoy segura de que estas cabronas te han pagado una pasta, pero de verdad, si nos acaban de dejar a solas… no quiero que mi novio se entere y cancele la boda dos semanas antes de celebrarla.

—Tranquila, no voy a cancelar nada.

El antifaz desaparece y Nekane ahoga un grito. Antxón, bombero de profesión, descoordinado por afición, se quita la sotana al ritmo de la canción a medio terminar. Nekane le silba, abanicándose con las manos cuando se queda completamente desnudo, riéndose cuando hace un par de poses ridículas. Al final, su prometido se inclina sobre ella y la besa, lamiendo la nata aledaña a su boca con fruición. Nekane disfruta de sus caricias y de cómo desliza los dedos entre los dos para subirle la falda. Antxón intenta romperle el tanga, pero el elástico es de calidad y no cede. Nekane se separa y decide ir a cerrar la puerta, no vaya a ser que sus amigas entren de improviso. Se vuelve, dándose cuenta de que su prometido ha desaparecido del salón. La muchacha se desnuda conforme le busca hasta encontrar una habitación llena de globos.

—¿El final feliz?

Antxón se ríe y asiente, esperándola con los brazos abiertos. Se rozan con picardía, buscando calentarse y disfrutar; Nekane se arquea sobre la cama después de cinco minutos de sexo oral, recompensando a Antxón por su buen hacer acto seguido. Se funden con ansia, buscando placer en cada penetración, compartiendo besos y caricias. Un espejo de armario refleja cada uno de sus movimientos, ofreciéndoles el morbo de observar cómo se poseen. Dos orgasmos de Nekane después, Antxón disfruta del suyo con un ronco gemido y un beso muy dulce.


¡Y FIN! ¡Buena boda, chicos! <3

Toca saber qué le va a tocar a Nía la próxima semana. *Redoble de tambores*








Micro relato del género que ella quiera, narrado en segunda persona; debe salir un fantasma y aparecer alguien que grite "¡Socorro!", cosa que ya le ocupará bastante dentro de las 200 palabras de margen.



Os recuerdo que tenéis todos mis relatos sueltos aquí. También os aconsejo que visitéis el enlace que va hasta la pestaña de los Eventos, porque los he puesto todos muy bonicos (links, cuñas publicitarias, datos de interés, fechas, reseñas) y la agencia literaria que me representa, M. J. Romero, ha actualizado la programación de su primer encuentro. ¡Va a estar genial!

Mención a parte, tengo que destacar que, esta semana, "Baila conmigo" ha sido la lectura conjunta de "El rinconcito de Minny!". La experiencia ha sido simple y llanamente increíble. He disfrutado, he sufrido con ellas cuando tocaba, y me ha encantado saber que todas han dado una valoración muy positiva <3 Gracias a esta semana he conocido no solo opiniones, también a gente maravillosa a la que espero no defraudar en las dos partes que siguen a este primer baile :) Podéis encontrar estas y otras reseñas siguiendo este enlace.

¡Os dejo, furcifans! Tengo un montón de notificaciones que atender en Facebook y unas cuantas opiniones de Amazon por subir :D Ya sabéis que en las redes soy bastante activa, así que si me necesitáis... ¡dadme un silbidito! ¡¡Os quiero!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario