lunes, 7 de diciembre de 2015

Crossover I

.


¡Buenas, furcifans! ¿Cómo va el puente? Yo bastante ocupada, la verdad. Es por eso que hoy voy a ser breve y concisa: el micro, mi primera participación en el Crossover con Nía Van der Veer (su FB, su twitter). 

Aquí os dejo también el "recordatorio"  y dónde podéis leer la primera entrega.


Os recuerdo que el mío debía contener los siguientes elementos:

Hasta 500 palabras
Género fantástico
3ª persona
Una persona en ropa interior y una tortuga ninja.

Y… ¡este es el micro! Espero que os guste y que comentéis más abajo qué os ha parecido ^^




La magia de Tokyo






En plena carrera el hechizo de ocultación falla, permitiendo que sus verdaderos cuerpos sean visibles. Las puertas del metro se cierran antes de que sus perseguidores puedan traspasarlas; Junko y Shin se abrazan, rodeados de decenas de personas que leen y escuchan música, hablan con otros compatriotas o simplemente duermen. Shin mira hacia los paneles de información para ubicarse, pasando por alto los carteles de los próximos estrenos (Ninja Turtles 2; Warcraft: el Origen). 


–Hemos cogido el metro en Kanda; tendremos que hacer transbordo en Ginza para poder llegar a Nakano-Sakaue.


–¡Eh, pero qué cosplay más chulo! ¿Es de Milanoo?


–No.


–Ah… ¿de Assist Cosplay?


La chica que le está preguntado examina las ropas rasgadas y ensangrentadas, que dejan entrever una piel azulada de la que mana una especie de líquido verde. La pareja va vestida de calle, pero parece sacada de cualquier edición del Final Fantasy: no sólo su piel presenta un color atípico, sus orejas son puntiagudas y alargadas, miden unos treinta centímetros más que la media japonesa y sus ojos son oscuros, profundos y grandes. El ser que se hace llamar Shin pierde la paciencia, fija sus pupilas en ella y realiza un gesto de mano.


Ẓäᶁ ἐᶇ sṍaɾḝԃ.


La muchacha pone los ojos en blanco y se gira hacia el asiento vacío más cercano.







–Quédate quieta.


Junko gimotea cuando Shin le quita lo que queda de ropa. La sangre ha pegado los jirones de tela a la piel, pero es vital retirarla antes de comenzar el proceso de curación para que ningún fragmento textil quede enterrado en su cuerpo.


–¿Qué vamos a hacer? 


Shin niega con la cabeza, sin saber muy bien qué contestarle. Sus perseguidores, criaturas oscuras llamadas Ҝюϩσ, buscan aniquilar a los últimos miembros de su estirpe, los Verayandas. Shin y Junko, que antes se llamaban Aren y Lanora, son naturales del corazón del Amazonas, de una aldea de seres capaces de canalizar la energía de su entorno en su propio beneficio.


Shin coge aire, abarca todo el espacio disponible a su alrededor y comienza a acumular energía. Sus manos se iluminan, dejando entrever todo su sistema circulatorio e intramuscular. Las bombillas parpadean hasta apagarse, privadas del voltaje necesario para funcionar. Shin no llega a rozar el cuerpo de su esposa: saltan chispas cuando deja los dedos a un centímetro, cicatrizando al instante todas las heridas de Junko, que se retuerce semidesnuda sobre su cama por el dolor punzante que provoca el hechizo. Al cabo de pocos minutos la luz regresa y Junko se limpia las lágrimas y el sudor del rostro. Shin la observa y se incorpora. Cinco minutos después ha imprimido varias capturas del mapa de Tokyo y se las muestra a Junko.


–¡No podemos seguir huyendo! Debemos enfrentarlos, debemos luchar. Nos han pillado desprevenidos, pero podemos hacerles frente.


–Aren…


–No puedo hacer esto sin ti.


Intercambian una mirada profunda que se torna decidida. Junko agarra las hojas, dispuesta a realizar un hechizo localizador.





¡¡Y FIN!! Ahora, Nía tiene una semana para responder al guante:





La verdad es que estoy deseando ver qué sale XD

No tengo mucho tiempo; estoy invadiando un ordenador ajeno para poder subir el micro ^^" ¡Pasad una excelente semana, queridos furcifans!

No hay comentarios:

Publicar un comentario