jueves, 5 de noviembre de 2015

Ser o no ser

.


Queridos furcifans... no sé exactamente cómo continuar con esta entrada.

Estoy tan cabreada que me da miedo utilizar un tono que pueda resultar demasiado agresivo, así que me voy a limitar a escribir como salga y que luego opinéis al respecto. Para poder ilustrar un poco la historia voy a utilizar imágenes del capítulo 13 de la segunda temporada de Hannibal. Si no lo habéis visto... no sé a qué narices estáis esperando XD

El principio. Will Graham llama a Hannibal y le dice "lo saben".

¿Cómo me puede gustar tanto este hombre? I don't know.

Hace unos minutos he leído el estado de una amiga de FB que, además de escritora, es compañera de agencia literaria (o sea, que nos representa la misma persona aunque vayamos a publicar con editoriales distintas). En él se refería a que hay un autor que ha hecho una opinión bastante mezquina sobre una obra de una escritora novel. La reseña no sólo era negativa; por lo que he podido entender era destructiva en grado sumo tanto de cara a la obra como a la autora. No sé por qué, pero mientras leía este estado random, he recordado a un chaval con el que tuve un encontronazo (le dejé un comentario bastante extenso dándole mi opinión sobre uno de sus vídeos y sólo se dio por aludido en un fragmento concreto) y me he dicho "no puede ser que sea el mismo, que después de lo que leyera varios comentarios intentando hacerle entrar en razón siga en sus trece". Por asegurarme he entrado a su página y he visto que había subido un vídeo disculpándose por una reseña que él había hecho.



Antes de continuar: después de conocerle había empezado a seguir su página. Quería leer su libro, darle una oportunidad, pero al conocerle a él como persona cambié de opinión, ni lo busqué ni lo compré; decidí reservar mis Me Gusta a otra persona que mereciera más la pena.


La primera parte de la pelea. Hannibal contra las cuerdas.




Este autor se ha erigido como adalid de la literatura romántica, defendiendo a mordiscos verbales el género en el que ha decidido publicar su primera obra. Lo malo es que no lo hace dando a conocer su obra sino criticando, persiguiendo y despreciando a una cantidad ingente de personas que escriben pero que no tienen, utilizando una expresión que él utiliza, una preparación o base adecuada. Por resumir: si no has estudiado letras no eres escritor y no deberías seguir con ello porque vas a cometer errores que luego le perjudican a él. Sí, habéis leído bien: si yo cometo fallos, de la índole que sean, este chaval piensa que mis lectores van a dar por perdido todo un género y, por lo tanto, no van a comprarle a él. Por simplificar:

Mis ventas son mis aciertos, mi esfuerzo y mi arte. 
Mis pérdidas / no ganancias son los errores de los demás.



Jack recibe una cuchillada en el cuello.



Ya os dije que no me gustaba autoproclamarme escritora, pero después de escuchar la opinión de este chaval cambié de idea. Algo en mí se sublevó y en ese momento herví de amor propio e indignación. ¿Sabéis cuántas palabras componen el fragmento de la historia de Julia que vais a poder leer en breve? 389.966 sólo en los tres libros y los spin offs (no puedo contar la cantidad de letras que he plasmado y desechado, o que he imaginado para crear un contexto en el que luego hilar la trama principal). Si después de juntar casi cuatrocientas mil palabras, de dar vida y sentido a una trama que yo considero suficientemente trabajada, no soy escritora... APAGA Y VÁMONOS. Lo malo es que todavía no he podido compartir con vosotros a mi pequeña, así que lo que yo diga os lo podéis creer o no. Pero continúo, que se me va.

Vamos a ver, ¿me puede decir alguien qué estudios relacionados con la escritura realizó Shakespeare? Porque me he leído su biografía y, aunque estudió de joven una formación literaria básica (su padre era uno de los pudientes de la ciudad; estos estudios, sin embargo, no dejan de ser como los que yo hice en Literatura Universal, asignatura cursada durante la ESO, antes de hacer mi Bachiller de letras puras: leer clásicos, analizar y resumir) no creo que hubiera un puto estudio homologado colgado en la pared de su choza que dijera "estoy capacitado para escribir Hamlet". Y fíjate tú, que el hombre a pesar de no contar con la aprobación de los escritores de su época tuvo los cojones de sentarse en su mesa y decir "me pongo".

Pero tate... es que me pongo a pensar y digo: ¿acaso hay un curso oficial para ser escritor HOY?

NO. 

Hay carreras de letras que te permitirán conocer el lenguaje, que te darán herramientas para poder expresarte con más o menos corrección, pero es que resulta QUE NO HAY NINGUNA PUTA ASIGNATURA EN LA UNIVERSIDAD QUE DIGA "CON ESTO ERES ESCRITOR". U otra que diga "Máster de escritura. Garantizado: con esto conseguirás un Best Seller internacional".

O sea, que a mí me venga alguien con un título de Periodismo, de Filología o de lo que queráis, y que me diga que me retire, que soy su competencia y que yo no merezco ser publicada porque en su día no pude permitirme pagar una carrera; os aseguro que hoy por hoy le mandaría a la mierda sin contemplaciones.

Meto aquí el apartado en el que más hincapié hace: las faltas orto-tipográficas. Entiendo que duele, que sangra, estar leyendo y que de repente te asalte un "haver". UFFFFF... Pero vamos a ver, que es que para saber que se escribe con B no hay que tener una carrera. Que ha podido ser un error no por no saber, sino por despiste (gordo, puede que hasta imperdonable, pero humano). Que incluso después de una corrección puede haber algún fallo (pongo por ejemplo la edición que tengo yo de Harry Potter y la piedra filosofal: en mi libro la señora Sprout es el señor Sprout y el espejo es el de Erised). Tampoco es justo que se asocie escribir mal con la romántica o la erótica; es como si la gente pensara que es un género de segunda. ¿Os podéis hacer una idea de lo que cuesta escribir un polvo? Poneros un día, a ver qué os sale...

Una cosa es saber escribir y otra tener ideas; me puedes meter mil palabras rimbombantes que, si no me dicen nada, os darán por culo a ti como autor y a tu gran saber a la hora de escribir. También pasa en el caso contrario, tener una buena historia y no saber plasmarla. Mensaje destinado a todas aquellas personas que se creen el ombligo del mundo: ¿os ha dado la cabeza para pensar que, tal vez, ¡tal vez he dicho!, esa persona pueda tener problemas que nada tengan que ver con su nivel de estudios? Me viene a la cabeza la dislexia, por ejemplo. El déficit de atención. Pero no, ¡qué cojones vais a pensar en los demás! Hay que ir a matar, a destruir a alguien, a tachar de inepto o de desastre a fulanito sólo porque... ¿porque qué? ¿Acaso como persona es alguien mejor que otro sólo por haber podido estudiar?




Alana vuela a través de la ventana.



¿Sabéis por qué estoy escribiendo esto aquí? Porque el tal fulano ya ha dicho que no va a contestar a ningún comentario ni mensaje. Mu bien, mu bonico tó. Cuando uno alza la voz (y más de esas maneras) yo entiendo que espera recibir una respuesta e iniciar así un diálogo, una conversación, una discusión pacífica en la que exponer diferentes criterios y puntos de vista... PERO NOPE. Además, en un alarde de coherencia para consigo mismo y la sinceridad y el amor propio que dice que le caracterizan, ha decidido borrar la reseña. Con esto lo único que ha conseguido es que no pueda empaparme bien de sus tropelías dialécticas y poder contestarle en consecuencia. Una pena (o no).

PD: Para subir una reseña hay que prepararse un guión, un esquema. Si improvisas, si intentas ironizar pero no sabes cómo hacerlo, es normal que te salga...




Judas, pero sin besitos



Como a estas alturas os habréis cansado de que os hable de él sin daros nombres os aclaro: como entiendo que esto es, en definitiva, un intento de llamar la atención sobre sí mismo para crear repercusión (el típico "que hablen mal, pero que hablen") he decidido que os voy a dejar con la incógnita for ever and ever porque no quiero darle a conocer. Sí puedo poneros el comentario que he mencionado con anterioridad para que, leyendo la respuesta, podáis haceros una idea de las pajas mentales que se hace este chaval.

Buenas tardes. 
Te escribo para dejar mi opinión sin más, intentando que el comentario sea neutro (así que espero que nadie se lo tome a mal porque de verdad, no va en esa dirección). Yo soy autora; nunca me ha gustado autodenominarme escritora (los únicos estudios que tengo son los de haberme dejado 5 dioptrías de lejos entre líneas desde que tenía uso de razón). Te iba a poner un parrafazo sobre mí, pero prefiero escribir sobre tus propias conclusiones vitales. 
La verdad es que yo también me quiero dedicar a este apasionante mundo que es el de crear corazones que, en el fondo, no laten, ¡pero de algo hay que comer! Así que, realmente, si me preguntan responderé con mi profesión (a lo que dedico los días que me dejan) y, después, con mi pasión, en la que invierto casi las 24 horas del día (escribir, pensar e incluso soñar con argumentos); no me gustaría que, en ese momento, otra persona se llegara a plantear que soy su competencia, algo que hay que echar o destruir porque, al fin y al cabo, mi objetivo no es que a ti no te lean, sino que disfruten de lo que yo puedo ofrecer (que sé que no es poco). 
Tengo la suerte de contar con una editorial que sé que me va a respaldar y apoyar en todo lo que pueda y, por ello, veo justo que me lleve menos porcentaje de beneficio porque yo, personalmente, no lo veo como una estafa o un engaño, sino como una retribución de sus funciones empresariales (eso sí, la portada la he elegido yo, no he cambiado ni una coma de argumento aunque eso me costara no ser comercial y me voy a interesar activamente por todo lo relacionado con el mundo que he creado). Me parece estupendo y alabo los cojones que tienes al moverlo todo tú solo, pero vamos, que no por ello soy la retrasada que se ha dejado engañar (con todos mis respetos, es el mensaje que he sacado entre líneas de tu vídeo, si me equivoco házmelo saber, por favor). 
En cuanto a soltura al hablar en público: yo no tuve presentación puesto que todavía no he publicado nada, pero sí entiendo que de primeras alguien se corte y, quizás, olvide todo lo que se había preparado. Tal vez lo que hay que hacer sea reforzar a esas personas en vez de decirlo en un vídeo que, lejos de animar, puede hundir a autoras que no se han visto en una igual nunca. 
Por cierto, me parece estupendo que hagas reseñas tanto positivas como negativas; eso sí, también digo que he comentado libros que no tienen la categoría del Quijote con muy buena puntuación no por amiguismo, sino porque en ese momento de mi existencia me ha parecido muy bueno, entretenido o una unión de varios factores.


Hannibal corta por lo sano

Muere, puta Abigail, muere.

Le han contestado:



Y el ganador es...



Que gane la gente, que no se pierdan historias por cosas así. Que nadie desanime a nadie por "status" injustos. Y sobre todo, que este chico se disculpe como debe, retirando sus valoraciones sobre estudios que no existen, porque si yo ahora le pusiera un comentario exigiéndole una copia de su titulación pasarían dos cosas: que no me contestaría (porque ya lo ha avisado y porque no tendría nada que enseñarme)  y que yo aún me cabrearía más. 

Dejo caer una cosa: desde que yo dejé de seguirle ha perdido unos 20 Me gustas en su página. Para alguien famoso de verdad no supondría nada, para él (que diga lo que diga todavía no es nadie) creo que es un mundo. 

Espero que eso le haga tomar conciencia.

Pasad un buen día, queridos furcifans ^^!

No hay comentarios:

Publicar un comentario