viernes, 20 de noviembre de 2015

Bienvenidos

.


Oh... ¡Hola! Nacho me ha dicho que esperábamos visitas, pero pensaba que se retrasarían todavía unas semanas. Bueno, ¡ya estáis aquí! Eso es lo importante. Pasad, ¡no os quedéis en la puerta del Almacén de la memoria! ¿Que qué es el Almacén de la memoria? De acuerdo... ¿cómo podría explicároslo sin que salgáis corriendo? Tomad asiento, esto me puede llevar un tiempo.


Soy rara. Muy rara. Como diría mi amigo Nacho, rara de cojones. Podría hablaros de mis múltiples trastornos obsesivo-compulsivos, de la poca habilidad que tengo para interpretar expresiones o de mi ineficaz manera de interactuar con el resto de seres humanos, pero no voy a ir punto por punto explicando todas y cada una de mis particularidades, ¡me llevaría media vida! (O quizás me llevaría un libro. O dos. O puede que hasta tres). 

Lo que sí puedo deciros es que mi mente un día decidió compartimentarse para recabar mucha información y no extraviarla con el paso del tiempo, asociándola a colores, experiencias, imágenes, música... ¡cualquier cosa!


Os lo demostraré, ¡decidme un número! No seáis tímidos, por favor. Venga va, un poco de seriedad, que Nacho ya me ha explicado lo de la rima del cinco. 

¿Siete? ¡Perfecto! El séptimo mes resulta ser Julio, momento en el que mi vida dio un giro de 180 grados.


El grupo óseo proximal del pie está conformado por siete huesos (astrágalo, calcáneo, navicular, los tres cuneiformes y el cuboides).


El séptimo país más grande del mundo es la India, con una superficie de 3.287.263 km².


En mi heladería favorita el séptimo sabor es el de fresa (odio la fresa, prefiero el turrón).


El séptimo elemento de la tabla periódica es el Nitrógeno (elemento químico de naturaleza gaseosa, peso atómico 14.0067, cuya valencia es 1,2,+3,-3,4,5, estado de oxidación - 3)...



 …y siete es, probablemente, el número de odios eternos que me estoy ganando con tanto dato. 

Una vez os he puesto en antecedentes... ¡prosigamos con la visita! Ignorad el horno, por favor; ese espacio está reservado para los recuerdos que deseo eliminar. No suelo acercarme mucho, las cenizas a veces me hacen toser y lagrimear.


¡Eh, tú, el de la camisa gris! ¿Qué haces? Esa estantería roja es PRIVADA. ¿No has visto el letrero? 

Mmmm, entiendo, os va el morbo, ¿eh? Si queréis, puedo contaros a todos lo que hay dentro.


¡Oh, por los dioses! ¡¡PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN!! Soy lo peor, ¡no me he presentado!

Me llamo Julia Sancho y estas... estas son mis Cicatrices.




Trilogía Cicatrices.
A la venta próximamente en la web de la editorial y en librerías de toda España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario