miércoles, 21 de octubre de 2015

Inspiración

.

¡Buenos días, furcifans! ¿Cómo va la semana?

Me he propuesto escribiros una entrada, aunque sea cortita, para no perder el ritmo de publicaciones. Estoy en pleno proceso creativo y no quiero distraerme demasiado.



Y, ¿que será eso del proceso creativo? Os puedo explicar, si queréis, mi propio método poniéndoos un ejemplo al final. Me imagino que el resto de autores lo hará parecido, pero tampoco estoy segura.

1 Cimientos. Necesitáis una idea principal, un argumento Beta. Puede surgir de la manera más tonta del mundo o tener una carga emocional del carajo. De hecho, es posible que la idea Beta parta de un aspecto de vuestro día a día, de vuestros gustos o de vosotros mismos.

2 Argumento. Tenéis una idea, hay que hacer algo con ella. La historia tiene que pasar por una serie de puntos que tendréis que imaginar y enlazar con la Beta. Os sugiero que, dentro del argumento, incluyáis algún conflicto. No todo en la vida es chachipistachi, ¿no creéis?

3 Enfoque. ¿Cómo vas a contar la historia? ¿Vas a ser parte de ella? ¿Preferirías quizás ser mero testigo de los designios de tu dios interno? Las voces narrativas son la respuesta a estas preguntas: si lo transmitís en primera persona seréis vuestro propio protagonista. Es la voz más personal de todas. Si estáis contando la historia en segunda seréis un ente activo, como una especie de juglar o cuentacuentos. Si la voz es la tercera seréis pasivos, os limitaréis a contar la historia.

4 Personajes. Cada vez que creáis una historia tenéis que pensar en que cada personaje tiene su propio pasado, su propia vida, sus recuerdos y expectativas vitales. Siguen siendo personajes, pero tenéis que llevaros bien con ellos (u odiarlos) porque sino todos os saldrán planos. No caigáis en la trampa de 50 sombras de Grey en la que ella no había existido antes de conocer al futuro amor de su vida. ¿Qué sabemos de ella? Por la autora bien podría ser que Ana Steele fuera un experimento del gobierno para crear vida artificial e implantarle cuatro o cinco recuerdos: que su madre es un poco gilipollas y sumisa (se pierde la graduación de su hija porque su nuevo marido se lesiona. Tía, ¿en serio? Es tu única hija y él no va a morirse por no estar contigo un par de días, ¡que tenéis más de 40 tacos joder!); que su padrastro cuidó de ella pero que de repente se convirtió en un ser incapaz de cuidarse a sí mismo; que nunca ha sentido deseo ni necesidad sexual (MENTIRA) y que tampoco había visto a un furcio en su vida hasta que llegó Christian Grey. Tampoco es buena idea que sean incoherentes consigo mismos: si Ana Steele no se quiere a sí misma ES IMPOSIBLE QUE TENGA UN PUTO DIOS INTERNO. Yo no me quiero a mí misma y, por lo tanto, ni siquiera me miro al espejo por las mañanas; sin embargo y como excusa para describir físicamente a la protagonista lo primero que sabemos de la señorita Steele es que se observa detenidamente en el espejo de su piso.

5 Ya tenéis la historia, ahora toca... ¡escribir! Al principio os costará, claro que sí, nadie nace sabiendo. Se os hará cuesta arriba, escribiréis media hoja cada dos días y a veces tendréis que recurrir a google porque en la frase de arriba ya habéis puesto "puerta" y no queréis repetir. También llegará un momento en el que os preguntaréis qué coño se chuta Stephen King para sacar semejantes tochacos. Sin embargo, si llega un punto en el que os atascáis del copón sólo puedo deciros algo: leed. Leed de todo, no os privéis de nada. Leed bueno para tener metas que alcanzar, leed malo para saber a lo que no queréis pareceros. Investigad mucho; no os podéis hacer una idea de la cantidad de horas que he invertido estudiando para que mi historia fuera verosímil (esto no ocurriría en un ambiente fantástico o futurista, aunque luego siempre puede pasaros un Regreso al futuro: que ha llegado 2015 y tenemos palos para sacarnos fotos pero no tenemos aeropatines. ESO JODE).



Los siguientes puntos ya no entran dentro del proceso creativo, pero ya que estoy...

6 Opiniones. Releedla. Tenéis que ver si tiene sentido todo junto. Registrad la obra legalmente y empezad a pasársela a gente cercana a vosotros para tener opiniones externas. No os ofendáis cuando os den la opinión que buscáis (pensad que son personas que os quieren y lo dicen de buena fe, el hipotético futuro público irá más a saco), puede que tengan razón u os hagan pensar en cosas en las que no habíais caído.

7 Rezad. Podéis buscaros un agente literario que mande vuestro manuscrito a editoriales, hacerlo vosotrxs mismos o subirlo a plataformas online (Amazon como libro a la venta, un blog que tengáis para subirlo gratis). Yo os recomendaría que mandárais todo aquí. Pero por favor, no lo enviéis tipo "os dejo mi obra de arte, hespero que os guste"; es que ni siquiera lo van a abrir. Tenéis que trabajaros una buena sinopsis, no algo que hayáis escrito en dos minutos.


EJEMPLO DE TODO ESTE TOSTÓN



Beta: Una chica y un chico se conocen, se odian, se aceptan y terminan juntos a pesar de los obstáculos que la vida pone en su camino.

Argumento:

  • La chica vive en un pueblo con un padre loker. Todo el mundo habla de ella a sus espaldas (normal, es un jodido pueblo) pero no hace mucho caso a nadie. Un chico la ronda; tiene un ego desmedido y piensa que el destino de la muchacha es parir a sus hijos.
  • El padre, único ser importante para la muchacha, resulta herido y secuestrado. La protagonista va en su busca.
  • Ella se intercambia por su padre y se queda con el secuestrador,
  • La moza padece un claro ejemplo de Síndrome de Estocolmo.
  • El tipo chulito va a buscarla y casi se carga al secuestrador. Muere.
  • Todos felices.
  • IDEACA: ¿Y SI METO ELEMENTOS FANTÁSTICOS Y EL SECUESTRADOR ES UN BICHARRACO QUE SE CONVIERTE EN FURCIO?
  • Nota mental: ambientarlo en un siglo sobre el que puedo investigar y que tenga vestidos bonitos.

Voces: 

Amanecí en la fría celda del castillo del monstruo. Fría, pero fría fría de cojones. Llevo sin ducharme un mes porque, realmente, mi historia fue publicada en 1740 y la higiene no es muy allá.

Y te preguntarás, ¿qué hacía la muchacha en la celda? Pues aburrirse, colega; se aburría mogollón. Pero... espera... ¡creo que está a punto de pasar algo!

La fiera y deforme bestia entró en el reducido habitáculo ondeando su capa, miró a la muchacha con un brillo de compasión en sus acerados iris y tragó saliva antes de preguntarle con todos los buenos modales que fue capaz de reunir si le gustaría cambiar la celda por una de las habitaciones.
-Prefiero estar aquí, gracias -Dijo con tono desapasionado, intentando que no se notara cómo
le castañeteaban los dientes.


Personajes:

El padre: Tiene que aparentar ser enfermizo, un chiflado inventor de trastos inútiles que al final resultarán vitales para la resolución del conflicto y que te llevarán a pensar que la belleza está en el interior.
La protagonista: A veces es obstinada de cojones aunque eso pueda perjudicarla. Puede que sea una parte de ti elevada a la enésima potencia o todo lo que tú no eres y en el fondo desearías ser.
El guapo del pueblo: Ese niño que te tiró de las coletas en el recreo cuando tenías cinco años. Ese cabrón va a morir.
La bestia: Tu ideal del hombre perfecto (que no tiene porque ser perfecto para los demás). Volvemos a la idea de la belleza interna, aunque en su caso está interna por un hechizo y luego va a convertirse en un furcio de verdad.

En mi caso tengo un word con todos los personajes, sus apellidos, sus ascendentes genealógicos, su grupo sanguíneo, un breve resumen de sus vidas y su signo zodiacal. ¿Por qué todo esto? Me ayudó a que fueran un poco más humanos; me los imaginaba leyendo el periódico del día y buscando el signo para saber si ese día tenían que arriesgar en bolsa o no.



Bueno, furcifans, espero que todos estos párrafos os sirvan de algo ^^ ¡Nos leemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario