sábado, 31 de octubre de 2015

Truco o trato

.


¡A las buenas, queridos furcifans!

Hoy la entrada viene cargadita: para empezar, contaros que estoy bien después de la operación. Todavía me duele toda la zona de puntos y me he puesto morada como una berenjena, pero espero salir de esta; os puedo asegurar que esta mañana no las tenía todas conmigo, incluso he estado a punto de irme a Urgencias. Ahora mismo voy un poco drogada por efecto de la medicación, así que si veis alguna errata o una ida de pinza unicornio a la vista perdonádmelo.

Por hablaros de la operación… lo confieso: el jueves me asusté porque hubo complicaciones durante la intervención (de durar unos 25-30 minutos pasé a estar una hora y media ahí tumbada) pero gracias al saber hacer del equipo que me lleva atendiendo estos (casi) dos años he salido adelante y me voy a poner bien ^^ Eso sí, espero que esta sea la definitiva.

¡La vida sigue! Y no podría continuar de mejor manera: acabo de ver que las organizadoras del B’Radic (evento al que asistí en Barcelona de literatura romántica / erótica y en el que me lo pasé muy bien) han lanzado un órdago en forma de “reto romántico de Halloween”. Así que voy a aprovechar que tengo la sangre un tanto alterada por efecto de los nolotiles y me voy a poner un rato, a ver qué sale…







Menudo día.

Hace unos años una mañana de Halloween equivalía a manicuras y pedicuras de señoras que iban a visitar a los familiares que ya no iban a levantarse de su cama de madera y tela; sin embargo, los tiempos cambian. En el centro llevamos varios días creando con esmaltes semi-permanentes kilómetros y kilómetros de telarañas, gotas de sangre cada vez más realistas. También han causado furor las uñas postizas largas, rotas y torcidas.

Movilizo un poco el cuello, buscando cierto alivio mientras en el MP3 suena Ricky Martin y su mordidita.

Menudo muerdo te daba yo, ¡moreno!

Disimulo una sonrisa, me levanto y toco el botón que hará que el conductor pare y me abra las puertas. Me dirijo a mi edificio, abro el portal y en el ascensor me da por temblar por la situación que me espera en casa.

¡Eh, eh, eh! Mi mente parece mirarme con reprobación: no se permiten bajones a más de veinte metros del piso, señorona. Porque en casa te esperan tus dos hombretones, aunque uno no llegue a los siete años y el otro…

Apago al macizorro puertorriqueño en cuestión de dos segundos, jugueteando con las llaves y limpiándome la humedad en el felpudo de Star Wars. Antes de que pueda abrir la puerta el dueño y señor de la casa, Víctor, abre la puerta de un tirón y se lanza a mis abrazos, buscando un par de achuchones muy sonoros. Soy consciente de que este tipo de contacto está en peligro de extinción bajo la amenaza de un futuro de revolución hormonal, pero mientras dure, ¡tengo que aprovechar!

–¡Hola mi bien! ¿Cómo ha ido la mañana?

–Mu bien, mami. Papi y yo hemos estado con los disfraces… ¡y moooooooooolan muuuuuchooooo! ¡¡VAMOS A DAR MUCHO MIEDO!! ¡¡¡¡SIIIIIIIII!!!!

Entro como puedo, empujo la puerta con la parte posterior del pie y me lanzo a hacerle cosquillas, consiguiendo que sus remolinos indomables se dispersen todavía más. Los bucles castaños enmarcan sus rasgos, y estos irradian felicidad infantil. Aunque el niño no lo sepa, su estado de ánimo es mi fuente de alegría desde hace meses.

La puerta de la cocina se entreabre de manera un tanto fantasmal y me llega un olor delicioso, espectacular. La boca se me hace agua al instante y, a pesar del tufillo a trampa, no dudo en darle la mano a Víctor y adentrarme en el pequeño pero funcional espacio.

Salida de un rincón de la cocina aparece de repente una máscara de muñeco de Saw que me da un susto tremendo. Grito, Víctor se ríe y Armando se quita la máscara. No puedo evitar pegarle en un brazo antes de lanzarme contra su pecho.

–Iba a decirte lo de “truco o trato”, pero ya veo que es trato…

Me estrecha contra sí, obsequiándome con un par de besos en el pelo. Víctor se mete entre los dos y nos exige que le alimentemos. Mi sorpresa es mayúscula cuando el pequeño me arrastra hacia la mesa y me sienta.

–Hoy soy el pinche de papá, tú a sentar.

La seriedad de su mirada me deja anonadada, así que simplemente asiento y espero. Víctor vuelve a la mesa al cabo de un par de minutos con la Tablet entre las manos. Me echo a reír y aplaudo cuando comienza a sonar el “¡Qué festín!” de la Bella y la Bestia y Armando aparece con una bandeja de lasaña entre las manos.

Ufffff…

–Pero bueno, ¿qué celebramos hoy? Y lo más importante… ¿va a volver a celebrarse? ¡Porque yo voto a favor!

Mis dos machomanes preferidos se miran y Armando empieza a desanudarse el pañuelo que se ha puesto hoy en la cabeza; ha tocado el azul zafiro acorde con unos ojos que llevan meses apagados, cansados y sin ánimo... y que hoy relucen de una manera muy particular.

–Toca…

Le paso la mano por la superficie de su cráneo y no puedo evitar reprimir un sollozo emocionado.

–¿Vuelve a crecer?

Armando asiente, vuelve a ponerse el pañuelo y me sirve un sorbo de vino para acompañar la comida.




–Pásame uno de esos gusanitos.

Armando me lo tiende con una sonrisa, arrancándole la cabeza de un mordisco a otra de las gominolas.

–Somos los peores padres del mundo, aprovechamos que nuestro hijo duerme para arrebatarle el fruto de sus esfuerzos.

–En realidad somos unos padres cojonudos: le hacemos feliz cada día, hoy nos lo hemos llevado a dar una vuelta disfrazado… y le vamos a comprar un paquete de golosinas antes de que se dé cuenta.

Nos reímos por lo bajo y hacemos chocar los gusanitos a medio comer. Le doy la mano, apoyándome en su hombro, riéndome con según qué momentos de la película que están echando. En los anuncios me da por suspirar y acariciar los brazos consumidos por la quimio y el cansancio. Pero antes eran poderosos, tostados, capaces de estrecharme con fuerza y proporcionarme placer. Dejo de lado la negatividad y me centro en estas últimas semanas: el hombre de mi vida comienza a resurgir en cuerpo y ánimo. ¡Hasta ha cocinado! Desde que empezó el tratamiento no había sido capaz de acercarse a un fogón, y para alguien que se dedica a ello la pérdida es doblemente dura.

Pero está vivo.

Me abrazo todavía con más vehemencia a su cuerpo, perdiéndome entre los pliegues de su pijama y el olor que emana de ellos. Alzo la cara y espero que se dé por aludido; termino por sentarme sobre sus muslos, disfrutando de un beso que hacía mucho tiempo que no me devolvía tan intensamente. Concedo un alto el fuego a su boca, sonrío y me dejo acariciar pegada a su cuerpo. Armando se hace con la manta de peluche que yace arrugada a nuestro lado y nos tapa, acunándome con dulzura.

–Eva, te quiero.

–Y yo quiero que vuelvas a cocinar para mí tooodos los días.

–Eso está hecho.

Le miro con amor, con orgullo, con esperanza.

–Te amo, superviviente.

Vuelve a besarme y cierro los ojos.

miércoles, 28 de octubre de 2015

El libro del escritor

.


¡Buenas noches, furcifans!

Lo siento, pero este puente no tengo previsto actualizar el blog. Igual me encuentro bien y cambio de idea, que todo puede ser ^^. Antes de desaparecer (baja médica post-operatoria, no estaré tocándome la tripa, ¿eh?) quiero comentaros un proyecto que me toca de cerca. La verdad es que me siento orgullosa de considerarme una parte de El libro del escritor, aunque esta sea meramente colaborativa.

Voy a haceros un pequeño resumen del proyecto en general y, después, hablaros del último objetivo que quieren alcanzar.



El libro del escritor nació en Barcelona de la mano de José Molina (ingeniero) y Meritxell Terrón (periodista), dos emprendedores que creen en todos los escritores y, por ello, piensan que toda persona a la que le guste escribir y tenga ideas merece poder acceder a la formación y a las herramientas óptimas para desarrollarlas. Es la primera plataforma de enseñanza de escritura creativa y literatura gamificada, que cuenta además con la primera herramienta profesional de escritura multiplataforma.

Actualmente tienen un concurso a nivel nacional llamado Las primeras hojas en el que quieren buscar al mejor escritor de España. La primera prueba ha consistido en un micro de 150 palabras que debía estar escrito en primera persona, contar con romanos (literales, ficticios) y gente comiendo (podían ser tanto los principales como los secundarios). Las otras dos pruebas... están por ver :D




Pero claro, el proyecto de El libro del escritor está creciendo. Para poder seguir adelante y expandirlo, intentando dar siempre un servicio de calidad, han sacado a la luz un proyecto de Crowdfunding (micromecenazgo); el problema es que no todas las personas interesadas han podido colaborar económicamente. Ahí es donde entra la inventiva de las mentes despiertas y creativas: otro usuario ha propuesto crear un libro entre todos los que queramos participar cuya recaudación irá destinada exclusivamente al crowdfunding. En él se podrían encontrar tanto consejos como micros y relatos de todo género. El proyecto todavía no tiene una forma totalmente definida, pero seguramente todos los trabajos irán relacionados en torno a una isla desierta y, por ello, el libro / antología / guía para escritores se titulará...



El libro se dará gratis a todo aquél que participe en el micromecenazgo (a parte de muchas otras actividades tales como cursos de escritura, etc); si no estáis interesados en los cursos podéis participar y / o comprar el libro sin más por 3'99 en Amazon ^^ (el precio mínimo del crowdfunding es de un euro más, osea, que creo que salís ganando si participáis directamente XD).

La verdad es que espero tener tiempo para dedicarlo a LIDE porque yo también pienso que hay gente con muy buenas historias en la cabeza que, sin embargo, no saben plasmar. Este tipo de proyectos van a lograr que todos esos escritores florezcan, que haya una calidad literaria mucho mayor en nuestro país y que gente desconocida pueda hacerse oír.

Pasando a otro tema: he terminado la Beta del trabajo que estaba dándome vueltas en la cabeza y estoy más feliz que una perdiz ^^ Al final son más de 90 hojas que yo creo que después de un par de lecturas (tanto propias como ajenas) aumentarán. Para haberlo sacado en ocho días no está mal, ¿eh? Todavía no he pensado en el nombre de la criatura xD ¡Espero poder encontrarlo pronto!

Para terminar, os digo que a la derecha del blog / vuestras pantallas tenéis una mejora que puse ayer: el timeline de Twitter. Os dejo aquí el enlace con mi página de autora de Facebook :) Y nada más, desearos un gran puente y pedir que alcéis vuestras manos en plan Goku para darme ánimos y fuerzas. Yo soy la primera que espero que todo salga bien mañana, pero bueno... nunca está de más un poco de apoyo moral externo ^^'

También podéis dejarme comentarios en el blog XD

Para los nuevos: echad un vistazo a las entradas anteriores; no son muchas, pero quizás encontraréis cosas que os resulten interesantes :)

¡Hasta la próxima, furcifans!

martes, 27 de octubre de 2015

Cerebros recalentados, hiperficción explorativa y sueños creativos.

.

¡Buenos días, furcifans! ¿Cómo va todo?

Hoy reconozco que estoy un poco espesa -.- El dolor de cabeza que arrastraba desde el fin de semana me ha cogido cariño y ha decidido instalarse en una extensión que comprende la zona del músculo superciliar del lado derecho de mi abrazable y recogidica persona hasta la mitad del cráneo, justo en el centro del hueso parietal. En fin, que lo único que me apetece ahora mismo es tomarme un ibuprofeno, hablaros de la Hiperficción explorativa y, al hilo, comentaros que hoy he tenido un sueño que creo que merece ser plasmado en un word, desarrollado y publicado. Eso sí, si lo termino, será online y de manera gratuita a través de la plataforma Desvela tu sino o alguna similar (todavía tengo que ponerme en contacto con ellos, crearme una cuenta etc; está todo en pañales).



Hiperficción explorativa


La hiperficción explorativa tiene un solo autor pero permite al lector tomar decisiones sobre sus trayectos de lectura, eligiendo qué nexos establecer en cada momento. Esto exige una actividad constante que, de alguna manera, aproxima los papeles autor-lector pero no los confunde, pues a pesar de que los nexos se puedan elegir libremente todos han sido pensados y escritos previamente por un autor que no pierde el control de la narración. Aquí el lector no escribe, decide sobre lo ya escrito. Un ejemplo de hiperficción explorativa es el de los libros juego.


Ejemplo visual.


No quiero contaros mucho sobre lo que he soñado hoy, pero para ir creándoos hype os contaré que, en mi sueño, he visto fantasmas, traiciones, zombies, tiros, amor y furcios. Oh, y una fiesta universitaria de disfraces en un edificio con varios siglos de historia.

Espero que os parezcáis a este señor random


Voy a escribir las líneas generales y a tumbarme un rato, a ver si se me pasa el dolor de cabeza (aunque presiento que son los nervios por lo del jueves v.v). De todas maneras os digo, no pienso desarrollar en serio hasta no terminar la historia que tenía entre manos (¡una cosa detrás de otra!).

¡Un besote a todos, furcifans! Espero que paséis una semana estupenda ^^

lunes, 26 de octubre de 2015

Pop, Six, Squish, Uh uh, Cicero, Lipschitz

.



He had it coming
He had it coming
He only had himself to blame
If you'd have been there
If you'd have seen it
I betcha you would have done the same!


Algunos tíos simplemente no pueden tolerar el arsénico.


Vamos por partes. La primera, el vídeo que he puesto es lo más opuesto a cómo pienso (no a la violencia entre seres humanos, por favor), pero tengo que reconocer que hoy, precisamente hoy, me está ayudando. Y es que, no sé por qué, estoy teniendo un mal día. 

...bueno, qué cojones, sé perfectamente por qué estoy en modo hidra de ocho cabezas: el jueves me operan (otra vez). Vale, no me abren en canal ni nada parecido, pero después de casi dos años, cuatro pases por bisturí y con la perspectiva de tener que pasar al menos una quinta vez (siendo optimista)...

ESTOY 

HASTA 

LOS



En fin, confesado el primer motivo por el cual una canción llena de violencia gratuita me está aliviando voy a por el segundo y me pongo bigotes:



Y ahí va mi pequeño secretito: yo mato gente

Bueno, de hecho llevo matando gente desde hace unas semanas, pero no ha sido hasta este martes pasado cuando me he puesto en serio a desarrollar una idea que llevaba todo ese tiempo aguijoneándome. Y bueno, creo que estoy batiendo mi récord personal con la friolera de 72 páginas (14824 palabras) desde el martes, contando con que desde el viernes no he podido escribir porque estaba en Barcelona en la B'Radic. Y POR ESO TAMBIÉN ESTOY DE MALA HOSTIA; aclaro, no por el B'Radic en sí, pues me lo he pasado genial y he conocido a gente estupenda :3 Es porque si tengo mucho pensado y no puedo escribir la musa empieza a afilar el hacha mental y a tararear por lo bajo todo el mundo tiene que morir, todo el mundo tiene que morir, aaaaaaaalgún día...


Me la estoy poniendo en bucle.



En fin, que mejor me voy al Word y plasmo allí mi trastorno antisocial de la personalidad antes de que este se esfume. De momento ya llevo tres cadáveres en 72 hojas, igual cae alguno más bajo la mano de la musa, que se ha transformado paulatinamente en una curvilínea simpatizante del Oscuro pasajero de Jeff Lindsay o, quizás, en la recepcionista de la consulta personal de Thomas Harris.

Nos leemos en la próxima, furcifans!

miércoles, 21 de octubre de 2015

Inspiración

.

¡Buenos días, furcifans! ¿Cómo va la semana?

Me he propuesto escribiros una entrada, aunque sea cortita, para no perder el ritmo de publicaciones. Estoy en pleno proceso creativo y no quiero distraerme demasiado.



Y, ¿que será eso del proceso creativo? Os puedo explicar, si queréis, mi propio método poniéndoos un ejemplo al final. Me imagino que el resto de autores lo hará parecido, pero tampoco estoy segura.

1 Cimientos. Necesitáis una idea principal, un argumento Beta. Puede surgir de la manera más tonta del mundo o tener una carga emocional del carajo. De hecho, es posible que la idea Beta parta de un aspecto de vuestro día a día, de vuestros gustos o de vosotros mismos.

2 Argumento. Tenéis una idea, hay que hacer algo con ella. La historia tiene que pasar por una serie de puntos que tendréis que imaginar y enlazar con la Beta. Os sugiero que, dentro del argumento, incluyáis algún conflicto. No todo en la vida es chachipistachi, ¿no creéis?

3 Enfoque. ¿Cómo vas a contar la historia? ¿Vas a ser parte de ella? ¿Preferirías quizás ser mero testigo de los designios de tu dios interno? Las voces narrativas son la respuesta a estas preguntas: si lo transmitís en primera persona seréis vuestro propio protagonista. Es la voz más personal de todas. Si estáis contando la historia en segunda seréis un ente activo, como una especie de juglar o cuentacuentos. Si la voz es la tercera seréis pasivos, os limitaréis a contar la historia.

4 Personajes. Cada vez que creáis una historia tenéis que pensar en que cada personaje tiene su propio pasado, su propia vida, sus recuerdos y expectativas vitales. Siguen siendo personajes, pero tenéis que llevaros bien con ellos (u odiarlos) porque sino todos os saldrán planos. No caigáis en la trampa de 50 sombras de Grey en la que ella no había existido antes de conocer al futuro amor de su vida. ¿Qué sabemos de ella? Por la autora bien podría ser que Ana Steele fuera un experimento del gobierno para crear vida artificial e implantarle cuatro o cinco recuerdos: que su madre es un poco gilipollas y sumisa (se pierde la graduación de su hija porque su nuevo marido se lesiona. Tía, ¿en serio? Es tu única hija y él no va a morirse por no estar contigo un par de días, ¡que tenéis más de 40 tacos joder!); que su padrastro cuidó de ella pero que de repente se convirtió en un ser incapaz de cuidarse a sí mismo; que nunca ha sentido deseo ni necesidad sexual (MENTIRA) y que tampoco había visto a un furcio en su vida hasta que llegó Christian Grey. Tampoco es buena idea que sean incoherentes consigo mismos: si Ana Steele no se quiere a sí misma ES IMPOSIBLE QUE TENGA UN PUTO DIOS INTERNO. Yo no me quiero a mí misma y, por lo tanto, ni siquiera me miro al espejo por las mañanas; sin embargo y como excusa para describir físicamente a la protagonista lo primero que sabemos de la señorita Steele es que se observa detenidamente en el espejo de su piso.

5 Ya tenéis la historia, ahora toca... ¡escribir! Al principio os costará, claro que sí, nadie nace sabiendo. Se os hará cuesta arriba, escribiréis media hoja cada dos días y a veces tendréis que recurrir a google porque en la frase de arriba ya habéis puesto "puerta" y no queréis repetir. También llegará un momento en el que os preguntaréis qué coño se chuta Stephen King para sacar semejantes tochacos. Sin embargo, si llega un punto en el que os atascáis del copón sólo puedo deciros algo: leed. Leed de todo, no os privéis de nada. Leed bueno para tener metas que alcanzar, leed malo para saber a lo que no queréis pareceros. Investigad mucho; no os podéis hacer una idea de la cantidad de horas que he invertido estudiando para que mi historia fuera verosímil (esto no ocurriría en un ambiente fantástico o futurista, aunque luego siempre puede pasaros un Regreso al futuro: que ha llegado 2015 y tenemos palos para sacarnos fotos pero no tenemos aeropatines. ESO JODE).



Los siguientes puntos ya no entran dentro del proceso creativo, pero ya que estoy...

6 Opiniones. Releedla. Tenéis que ver si tiene sentido todo junto. Registrad la obra legalmente y empezad a pasársela a gente cercana a vosotros para tener opiniones externas. No os ofendáis cuando os den la opinión que buscáis (pensad que son personas que os quieren y lo dicen de buena fe, el hipotético futuro público irá más a saco), puede que tengan razón u os hagan pensar en cosas en las que no habíais caído.

7 Rezad. Podéis buscaros un agente literario que mande vuestro manuscrito a editoriales, hacerlo vosotrxs mismos o subirlo a plataformas online (Amazon como libro a la venta, un blog que tengáis para subirlo gratis). Yo os recomendaría que mandárais todo aquí. Pero por favor, no lo enviéis tipo "os dejo mi obra de arte, hespero que os guste"; es que ni siquiera lo van a abrir. Tenéis que trabajaros una buena sinopsis, no algo que hayáis escrito en dos minutos.


EJEMPLO DE TODO ESTE TOSTÓN



Beta: Una chica y un chico se conocen, se odian, se aceptan y terminan juntos a pesar de los obstáculos que la vida pone en su camino.

Argumento:

  • La chica vive en un pueblo con un padre loker. Todo el mundo habla de ella a sus espaldas (normal, es un jodido pueblo) pero no hace mucho caso a nadie. Un chico la ronda; tiene un ego desmedido y piensa que el destino de la muchacha es parir a sus hijos.
  • El padre, único ser importante para la muchacha, resulta herido y secuestrado. La protagonista va en su busca.
  • Ella se intercambia por su padre y se queda con el secuestrador,
  • La moza padece un claro ejemplo de Síndrome de Estocolmo.
  • El tipo chulito va a buscarla y casi se carga al secuestrador. Muere.
  • Todos felices.
  • IDEACA: ¿Y SI METO ELEMENTOS FANTÁSTICOS Y EL SECUESTRADOR ES UN BICHARRACO QUE SE CONVIERTE EN FURCIO?
  • Nota mental: ambientarlo en un siglo sobre el que puedo investigar y que tenga vestidos bonitos.

Voces: 

Amanecí en la fría celda del castillo del monstruo. Fría, pero fría fría de cojones. Llevo sin ducharme un mes porque, realmente, mi historia fue publicada en 1740 y la higiene no es muy allá.

Y te preguntarás, ¿qué hacía la muchacha en la celda? Pues aburrirse, colega; se aburría mogollón. Pero... espera... ¡creo que está a punto de pasar algo!

La fiera y deforme bestia entró en el reducido habitáculo ondeando su capa, miró a la muchacha con un brillo de compasión en sus acerados iris y tragó saliva antes de preguntarle con todos los buenos modales que fue capaz de reunir si le gustaría cambiar la celda por una de las habitaciones.
-Prefiero estar aquí, gracias -Dijo con tono desapasionado, intentando que no se notara cómo
le castañeteaban los dientes.


Personajes:

El padre: Tiene que aparentar ser enfermizo, un chiflado inventor de trastos inútiles que al final resultarán vitales para la resolución del conflicto y que te llevarán a pensar que la belleza está en el interior.
La protagonista: A veces es obstinada de cojones aunque eso pueda perjudicarla. Puede que sea una parte de ti elevada a la enésima potencia o todo lo que tú no eres y en el fondo desearías ser.
El guapo del pueblo: Ese niño que te tiró de las coletas en el recreo cuando tenías cinco años. Ese cabrón va a morir.
La bestia: Tu ideal del hombre perfecto (que no tiene porque ser perfecto para los demás). Volvemos a la idea de la belleza interna, aunque en su caso está interna por un hechizo y luego va a convertirse en un furcio de verdad.

En mi caso tengo un word con todos los personajes, sus apellidos, sus ascendentes genealógicos, su grupo sanguíneo, un breve resumen de sus vidas y su signo zodiacal. ¿Por qué todo esto? Me ayudó a que fueran un poco más humanos; me los imaginaba leyendo el periódico del día y buscando el signo para saber si ese día tenían que arriesgar en bolsa o no.



Bueno, furcifans, espero que todos estos párrafos os sirvan de algo ^^ ¡Nos leemos!

viernes, 16 de octubre de 2015

Facebook es maravilloso

.

...porque contiene gente que es maravillosa.


¡Buenas tardes proyectos a lectores, amigos, conocidos y gente que os habéis tropezado sin más con esta ida de cabeza continua en forma de blog! ¿Cómo va la cosa?

Que sepáis que en estos momentos estoy escuchando esto:

¿No sentís como una especie de corriente eléctrica por todo vuestro cuerpo? 
Es como cuando me pongo "The show must go on" de Queen.


Estoy en pleno subidón. Os explico por qué:

Hace unas (cuantas) semanas mi agente literaria me dijo que fuera pensando un nombre para vosotros, todas esas personas que se están tomando la molestia de leerme y que espero que lo hagan en un futuro. Me repetí mentalmente la petición un par de cientos de veces, intentando encontrar una palabra o término que os caracterizara, que no utilizara ya otra persona y que fuera fácil de escribir y pronunciar.

No se me ocurrió nada.

Bueno, miento, una cosa sí, pero tenía dos problemas: 
  1. Que sólo podría llamaros así en el contexto del universo de Julia, y yo espero poder sacar a la luz más de uno.
  2. Que en el fondo era malo porque dentro de la trama lo asociaba a gente que, lo que se dice bien de la cabeza, no estaba.
Es lo que pasa cuando le pides a una mente de creación impredecible y explosiva algo por encargo. Simplemente no sale...

...HASTA QUE LLEGA FACEBOOK.

Estaba yo tan tranquila en mi perfil charlando con tono de discusión sobre porqué Alicia Vikander está entre las "mujeres que serían las madres de mis hijos si yo fuera hombre" (lanzando comentarios un tanto auto-destructivos por el camino) cuando un par de furcios me han levantado el ánimo.

Antes de seguir voy a aclarar lo que significa FURCIO (o su equivalente femenino, FURCIA) para mí, porque puede que en un futuro alguien me diga que es ofensivo. Entonces yo les remitiré a esta entrada con una sonrisa de satisfacción personal.

Furcio, a.


(Del susanus furcis, furciis).

1. adj. coloq. Aquél que tiene algo especial más allá del aspecto físico. Galán y lucido en el modo de vestir y desnudarse. Siempre estará mejor con roña. Siempre estará bien con eyeliner.


Norman Reedus es el ejemplo perfecto de lo que os estoy intentando transmitir.



La prueba del Eyeliner no falla NUNCA.


Es decir, ya puedes ser Brad Pitt, que como seas mala gente o un perdonavidas no llegarás nunca a la categoría de furcio. Y lo mismo pasa con las mujeres, ¡aquí no se escapa nadie! Además, no penséis que se es furcio o furcia a partir de ser guapo o físicamente deseable, ¡porque no tiene nada que ver! El furcio es más allá de lo que se ve, es el carisma propio de cada uno, el trato a los demás, las risas. 

Este adjetivo describe a la perfección al protagonista masculino de mi libro.

Reflexión: ¡Nuestro idioma es la leche! Decidme en qué otro idioma ¡Qué pasa, hijo de la gran puta! puede ser un saludo entre colegas y Perdona, guapo iniciar una pelea.

Continúo donde lo había dejado, Facebook y Alicia Vikander.

No sabía qué hacer, cómo darles las gracias por el ánimo que me han levantado. Así que simplemente he cogido un bolígrafo mental, se lo he pasado por los hombros y les he nombrado furcifans. Casi como si la estuviera escuchando en ese momento mi cerebro ha reproducido la petición de un nombre para vosotr@s. Bueno, pues creo que ya lo tengo.

¿Os gusta, furcifans? Podéis ponérmelo en los comentarios :D 

miércoles, 14 de octubre de 2015

Deseo

.




El deseo se dice del anhelo de saciar un gusto. 

La agradabilidad que conmueve nuestros sentidos, sea por encauzamiento, o motivado por vivencias pasadas, o por neto reflejo corporal, ya sea por objetos materiales, por saber, por personas o por afectos.



Desde hace un tiempo Deseo es, para mí, mucho más.




¡Buenas tardes!

¡¡Estoy seleccionada para la antología Deseo eres tú!! Como de momento no se sabe mucho más simplemente voy a dedicar este post a hablar de la antología, de quién la hace, por qué y a qué personas va a beneficiar. También voy a intentar convenceros de que participéis. 

Porfi, ¿participáis?


La antología

Deseo eres tú está destinada a ser una recopilación de micro-relatos e ilustraciones de corte erótico. Seguramente algunos pensaréis: ¿Yo? ¿Erótico? Lo más erótico que he hecho hoy es cepillarme los dientes mientras mi reflejo me devolvía una mirada de interés mal disimulado. Bueno, nunca es tarde para empezar :) 

No os quedéis con la imagen preconcebida de hombres inalcanzables ligando con mujeres de armas tomar; todas las personas somos sexuales, eróticas por nacimiento. Sólo hay que sacar a la luz esa naturaleza y conseguir escribir un relato con las siguientes características:

-150 palabras como máximo (título aparte).
-Respetuosos con AMBOS sexos.
-Los microcuentos se deberán presentar en .doc o .docx

¿Juntar palabras no es lo vuestro? ¡No pasa nada! Podéis mandar una ilustración (siempre que he pasado por esta categoría he visualizado mentalmente muchos trabajos de Luis Royo):

-La ilustración deberá tener un tamaño de 16,5x10 (vertical), .jpg, en escala de grises y 300 pp ya que irá en el interior de la antología.
-Por favor, ninguna imagen ofensiva a la vista. 

Todos los trabajos deberán ser inéditos, originales y sin que sus derechos estén comprometidos con terceros. Se puede presentar un total de un micro, una ilustración o ambas cosas (hay quienes han ilustrado sus propios micros; eso ya es nivel experto).

¡¡Para más info pinchad aquí!!


El proyecto es de...

Deseo eres tú está organizado por la editorial Kelonia con motivo del lanzamiento de su nuevo sello.


Se colabora con...

La fundación Ana Bella (Red de mujeres supervivientes), que tiene como fin ayudar a mujeres víctimas de violencia de género para que se empoderen y emprendan una vida digna y feliz. Esto quiere decir que no sólo las ayudan en un momento muy difícil: les proporcionan las herramientas para que esas mujeres salgan adelante por sus propios medios, que evolucionen como personas. TODOS los beneficios de esta antología irán a parar a Ana Bella.


Los participantes

La verdad es que, repasando la lista de seleccionados hasta ahora me he llevado un par de sorpresas. No sólo porque gente anónima se haya atrevido y haya perdido su virginidad como escritores eróticos con Deseo; es que hay autores de géneros tan dispares como pueden ser el terror, el drama, el histórico, el fantástico y la ciencia ficción. Son personas sacadas de su zona de confort que han descubierto que escribir erótica puede ser un reto muy divertido. El proyecto también cuenta con nombres conocidos dentro del género: Mencía Yano, Nía Van der Veer, Elena Montagud y... ¡¡¡MEGAN MAXWELL!!!


No tenéis excusa. ¡El día 31 se cierran los canales de recepción de trabajos! ¡Que comiencen los primeros juegos del porn...! digo... ¡Mucha suerte a todos!



PD: Por si os sirve de inspiración...

martes, 13 de octubre de 2015

Angustia - Prisoners

.

¿Cómo se empieza exactamente una entrada? Supongo que un "buenos días" podría funcionar si no fuera porque al otro lado de la ventana el cierzo no deja que las nubes se acumulen y rompan a llorar. Hoy, un martes y 13, el cielo de Zaragoza nos hace esto a los mañicos:



¡Y yo que quería daros buena impresión y alegraros la tarde! Me parece a mí que no. Y es que no sólo me he encontrado un día verdaderamente asqueroso al levantarme (si lloviera en tromba como pasó ayer creo que tendría la cabeza más despejada); es que llevo un par de jornadas con un nudo de angustia en la garganta que me ha desbordado hace apenas unas horas.

Llevo años considerándome invisible. Al principio fue una condición auto-impuesta y defensiva. La ideé ante los ataques diarios de un puñado de niñatos sin escrúpulos que, como no eran queridos en sus putas casas, desfogaban su ira primaria y sus frustraciones con quien menos culpa tenía: yo.

Llegué a mi adolescencia con el impermeable puesto, pasando desapercibida no sólo ante los compañeros: los profesores tampoco mostraban demasiada curiosidad ante una alumna reservada y solitaria con un historial de notas mediocres.

Como en otra vida fui uno de los generales de mayor rango de Hitler el señor Don Karma me puteó desde otra perspectiva. Padecí una dolencia física que con un poco de más mala suerte podría haberme llevado a la tumba y que "sólo" se contentó con dejarme una tara estética que se niega a abandonarme. La protección que me confería la invisibilidad pasó a ser prioridad número uno; esa parte tóxica de mí me instigó a ocultarme, susurrándome que si me evadía en un mundo paralelo podría escapar de la mierda de realidad que tenía.

Y lo hice creando a Julia.

Ya había escrito antes, por supuesto. La mayor parte eran fanfics, o relatos con los que gané premios en el instituto, pero nunca había llegado a nada que no fuera un word con 100 páginas que terminaba guardado en una carpeta sin nombre, desterrado entre bits.

Cuando ya tenía algo a lo que llamar borrador tuve un par de opiniones, ni más ni menos que las que me esperaba. La historia que había engendrado no estaba destinada a que la leyera NADIE más... pero al fina terminaron convenciéndome de que no fuera estúpida, que al menos lo subiera a Amazon, o a algún blog (aunque al final la historia va a salir bajo el ala de una editorial y con una agente literaria de lo más eficiente que me hizo saber que sería Mi Sombra). No es que me hiciera mucha ilusión publicar, pero me sentía bien burlándome de mí misma en el sentido autodestructivo de "no le va a gustar a nadie y vas a caer en el olvido". ¿Que por qué no me hacía ilusión? Porque en la re-lectura me di cuenta de dos cosas: que la gente podría interpretar que yo he vivido muchas escenas descritas (ojalá) y que la protagonista y yo nos parecemos demasiado. Eso suponía crear hipotéticos hilos de amistad unilaterales con gente desconocida y, por lo tanto, imposibles de controlar. Y debéis creerme cuando os digo que cierto maniático del control universalmente conocido PALIDECE a mi lado. Control es mi segundo nombre, después de invisible.

Volviendo a la angustia: ¿cómo os sentiríais si hubierais sido invisibles 24 años y de repente (y por necesidad) os sacaran a la luz para ser el centro de atención de algo? Estoy haciéndome a la idea de que las presentaciones son esenciales para que Julia nazca y la conozcáis... pero todos los cambios que va a experimentar mi mundo me aterran. Si llega la fecha y veis a una chica pequeña corriendo desesperada hacia la salida más cercana DETENEDLA u os quedaréis sin conocerme.


Mientras intento asimilarlo todo no me queda otra que distraerme, pero eso el otro día me llevó a sentir todavía más angustia. Y es que en La 1 emitieron...


PRISONERS - PRISIONEROS


Y lo flipé. Antes de empezar con una especie de resumen por mi parte os la voy a recomendar encarecidamente. Si NO la habéis visto no sigáis leyendo, ¡por los dioses!



La película comienza con una estampa idílica, pero no del palo de "oh, todo es muy bonito". No, realmente dan asco, te hacen mirar a tu familia y decir "¿por qué nosotros no nos queremos tanto?". Para empezar, que tu padre sea Lobezno ya de por sí mola bastante.



Está claro que Grace Dover, el personaje femenino de la mujer de Lobezno interpretada por Maria Bello, se lo pasó genial engendrando a sus dos churumbeles, a saber: el típico adolescente asocial (Dylan Minnette aka Ralph Dover) y una niña adorable (Erin Gerasimovich / Anna Dover). 

Los Dover son amigos de los Birch. Viola Davis es Nancy, Terrence Howard es Franklin, Zoe Borde es Eliza y Kyla Drew Simmons interpreta a Joy; en una de sus comidas de amistad y despendole (estando los padres un tanto piripis, todo hay que decirlo) Joy Birch y Anna Dover desaparecen sin dejar rastro. Los padres sabían que las pequeñas habían acudido a casa de los Dover a por el silbato rojo de la pequeña Anna, pero les habían dicho a las dos pedugas que avisaran a sus hermanos mayores para no ir solas (cosa que no hacen).

Empieza entonces la angustia y algo que me encanta: cómo ante una situación límite como es la desaparición de un hijo la mente humana evoluciona en varias direcciones. La madre de Anna, Grace, va a pasar el resto de la película en una nube de ansiolíticos, la madre de Joy intenta hacer ver que está bien dadas las circunstancias en pro de sacar información, el dolor que inunda a Franklin le hunde y la impotencia de Lobezno le hace convertirse en un ser desesperado y furioso (yo creo que también sería Lobezno, lo admito).

Aparece en escena el detective Loki (es el nombre del personaje, lo juro por los dioses, no es Tom Hiddleston, el actor se llama Jake Gyllenhaal). Loki el loker detiene en cuestión de un par de horas a un tal Alex Jones interpretado por el extraordinario, increíble y adorable Paul Dano. No podéis ni haceros una idea de lo mucho que admiro a Paul Dano. Me enamoré de él, supongo, cuando vi Pequeña Miss Sunshine.


Alex Jones huye de Loki el loker, aterrorizado, y se estampa contra unos árboles. Termina en comisaría, como es obvio, pero en la sala de interrogatorios se dan cuenta que de Alex no sacarán mucho. A primera vista parece que padece un retraso mental (no me gusta el término, pero ahora mismo no se me ocurre otro mejor) bastante agudo. Informan a las familias de la detención y desmontan la caravana de Alex de arriba a abajo. Hablan con su tía política, Holly (Melissa Jones), la cual le adoptó después de que su cuñado y su novia murieran en un accidente, y ha cuidado de él incluso cuando su marido la abandonó tras una fuerte discusión.

Pasan las 48 horas de rigor. La angustia de ambas familias aumenta cada vez más por no saber dónde están las niñas, pero están "tranquilos" porque el culpable (para ellos) está detenido; por eso no entienden cómo es posible que dejen suelto a Alex apenas dos días después de detenerle. Lobezno va al parking de la comisaría y casi le pega un par de hostias con la mano abierta al grito de "¡Dime dónde están!". Ante tal despliegue homicida lo único que sale de los labios de Alex Jones es "No lloraron hasta que las dejé". El espectador entonces lo flipa: es la prueba definitiva de que Alex es culpable y de que, encima, le están soltando. Y no sólo eso, sino que lo ha medio reconocido con un recochineo propio de un psicópata de libro.

Te cuentan entonces cosicas de Loki el loker: realmente nadie le toma en serio, porque le dice a su jefe que vigile a Alex Jones y él le contesta más o menos esto:



Y también le dice a Lobezno que no haga ninguna locura y él hace esto:

Para luego dejarle la cara tal que así.


La verdad es que llega un momento en la película en el que a todo el mundo se le va la pinza. Y encima los guionistas han ido dejando pequeñas miguitas de pan que te gritan que Alex Jones es inocente. Loki lo intuye, pero no tiene pruebas fehacientes a favor ni en contra.

Después de muchos minutos de desesperación y torturas a Alex se descubre el pastel: el muchacho no es que sea tonto, es que ha estado veintipico años drogado hasta las cejas de Ketamina y no sabe ni cómo se llama. Y es que la apacible señora Jones en realidad es una secuestradora y asesina de niños, Alex fue su primera víctima y se encaprichó de él. Ella es quien mantiene retenidas a Joy y a Anna (aunque la primera logra escapar, poniendo en la buena dirección a Lobezno, que va a casa de la abuelita y recibe un tiro en la pierna que huele a Karma). Al final la abuela la palma (aunque antes de hacerlo suelta la frase épica de la película: Hacer desaparecer niños es la guerra que le hemos declarado a Dios. Hace que los padres pierdan la fe, que se transformen en monstruos), las niñas se salvan y Lobezno también, aunque se intuye que va a pasar un tiempo entre rejas por el secuestro, tortura y casi asesinado de Alex Jones. No, en serio, es que llega una parte de la película en la que le mete en una ducha que sólo tiene dos temperaturas: Ártico y Mordor (bueno, la verdad es que se parece un poco a la mía).

Hasta Alex vuelve a casa; muy limpito, eso sí, después de un par de días bajo el agua.


¡Después de semejante parrafada espero vuestros comentarios! Está saliendo el sol :)

sábado, 10 de octubre de 2015

Peta Z - No mezclar con refresco de cola

.

¡Buenos días!

O eso creo, porque llevo un catarrazo... los virus campan a sus anchas por mi organismo. Como fue el jueves el día que empecé a encontrarme mal decidí dispersarme leyendo. La verdad es que tengo un montón de libros pendientes (Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado, por ejemplo. Otro día hablaré de él) pero no podía dejar pasar una recomendación de Darío Vilas; a Darío le conocí este verano en el Celsius después de que terminara la presentación de sus obras (me traje a casa El tiempo como enemigo y lo disfruté como una enana). La recomendación fue una antología Z en el que él mismo participa y que es...





Paso con la reseña de este libro que, de verdad, no tiene desperdicio.


Sinopsis:

Solo hacen falta once bastardos para destruir tu infancia. Terror, aventuras, misterio, humor, crítica social y sobre todo mucha mala leche. Once relatos en los que los dibujos de nuestra más tierna infancia se mezclan con muertos vivientes. Nunca has leído nada igual. Tal vez no quieras volver a leer nada después de esto. Con relatos de Víctor Blázquez, Ignacio Cid Hermoso, Daniel P. Espinosa, Ángel Luis Sucasas, Miguel Aguerralde, Darío Vilas, Juan Miguel Fernández, Manuel Martín, Alejandro Castroguer, Javier Cosnava y Vanessa Benítez Jaime. Descárgala aquí (o aquí) de forma totalmente gratuita y disfrútala... si te atreves.


Ficha técnica:


Páginas: 386
Idioma: Español
Publicación: 2013
Editorial: Sportula y Dolmen Editorial
Categoría: Terror
ISBN: 9788494158308
Portada: Daniel Expósito (Ya había visto trabajos de Daniel. ¡Me encantan sus portadas! Echadle un ojo a su blog)




Me meto en materia (sin spoilers)…

  1. Battle Royale – La antología empieza con un relato de Víctor Blázquez que suma a Oliver y a Benji, a Battle Royale y a muchos, muchos, muchos zombies. Tela.
  2. Cuando lo que de amoroso tiene el oso no resulta nada hermoso – Ignacio Cid Hermoso. La fórmula del segundo: Los osos amorosos + elemento Z + Tarantino.
  3. Z de Mazinger – Daniel P. Espinosa nos lleva de la mano por esta realidad zombie con un relato en primera persona. Cuando llega el final sólo puedes echarte las manos a la cabeza y decir “hostia, qué liada”.
  4. Cama para doz – Ángel Luis Sucasas. Epi y Blas, zombies y Sucasas. Este tenéis que leerlo, vamos que sí.
  5. La maleta – Miguel Aguerralde. Es uno de los que más me ha gustado.  Supongo que será de Dragones y Mazmorras; confieso que no la he visto ni sé de qué va (ya, ya lo sé, palizón gordo).
  6. ¿Qué haces comiéndote a la lisiada? – Darío Vilas. ¿Habéis visto este vídeoPues ahora sumadle a Heidi convertida en zombie, no tiene desperdicio.
  7. El abismo insondable – Juan Miguel Fernández. Me ha encantado. Sin más. Tengo que encontrar más obras de este autor. No, no he visto Caballeros del zodíaco, pero google me ha chivado la procedencia de los personajes.
  8. Mi mono y yo – Manuel Martín. En un pueblo italiano, al pie de las montañas… Este me ha encantado, ¡tiene de todo! Otro autor del que tengo que buscar obras.  Tengo que decir que, sin embargo, me faltan hojas. ¡Quiero saber más! Manuel Martín, me debes un libro sobre el mundo de Marco Z.
  9. La sima – Alejandro Castroguer. Ulises 31. Ni puñetera idea. La verdad es que Sigmund Freud tendría mucho que decir sobre el estilo de escritura pornoeróticofestivo del comienzo (y lo digo yo, autora de una trilogía erótica), pero no se puede negar que Castroguer sabe lo que se hace.
  10. Banner y Flappy contra la Bruja Avería Z – Javier Cosnava. La imperecedera flor de los cojones. Ardillas molonas. Banqueros zombies. Memeotoa. Aunque luego, cuando empiezas a escarbar más allá de la superficie… Este relato debería leerlo toda España. Y, desde luego, ¡otro autor más para buscar!
  11. La buena, el ladrón y el malo – Vanessa Benítez Jaime. No sé qué puedo decir sin desvelar nada; me ha gustado bastante a pesar de no tener ni pajolera idea de a qué serie zombificaba. Me ha roto un poco los esquemas por no tener ningún elemento más… ¿fantástico, quizás? No sé, después de pasar por Barrio Sésamo, una nave espacial y el bosque del Edén mi cabeza no ha sabido registrar bien el cambio. ¿Será que se merece una novela a parte? Lo que sí tengo claro es que Vanessa es genial :)



Opinión:


Oh. Por. Los. Dioses. Me he reído cosa mala con esa sucesión de relatos jode-infancias. Sólo me hicieron falta dos datos para intuir lo que me esperaba: que la idea fue concebida en una noche de Celsius y que, entre otros, participaban Sucasas, Cid Hermoso y Vilas. A estos tres ya los conocía y más o menos intuía lo que son capaces de hacer, pero ni por asomo podía imaginarme lo que me acechaba en el interior.

Os la recomiendo encarecidamente. Buena lectura zombie, una fantástica excusa para descubrir a muy buenos autores patrios y, encima, ¡gratis! Me hubiera encantado estar en ese cutre-bar en el que nació Peta Z <3 Lo único malo: la mayor parte de las series no he llegado a verlas, así que no he podido apreciar totalmente la destrucción de los idolatrados personajes de las infancias de estos autores. Yo me críe con Carmen Sandiego, con Reena y Gaudy, con Bumpy el travieso, Rugrats, La pajarería de Transilvania y similares. Eso sí, si hay segunda parte… ¡que cuenten conmigo!

PD: Pensándolo bien… algunas series de las que veía ya acojonaban de por sí XD Todavía recuerdo cuando, luchando contra un capullo, Reena Inverse termina con un agujero en el abdomen del tamaño de una calabaza de Halloween americana.  Y Bumpy no es que transmitiera mucha confianza…



Espero que os haya gustado la reseña y que os animéis a leerlo ^^ ¡Pasad un puente estupendo!

viernes, 9 de octubre de 2015

Era mi primerito día

.

¡Buenos días a todos!

Me llamo Susana y después de ser humano, mujer, zaragozana, recogidica y abrazable, masajista y esteticista también suelo ser escritora.

Voy a ser sincera: el término de escritora en sí no me termina de gustar, yo no tengo ninguna titulación que me certifique como tal. Sin embargo me encanta, me apasiona. La afición me ha dado para escribir una trilogía que dentro de poco verá la luz de la mano de una editorial española muy molona y que tiene grandes proyectos de futuro y en su haber.

Dada mi reticencia a auto-proclamarme escritora, me voy a lo que manejo, con lo que más cómoda me siento en estos momentos: soy la organizadora del Almacén de la memoria de Julia Sancho.



Que sí, que sé que os suena a chino mandarín, pero dentro de no mucho (cuando pueda desvelar pequeñas piezas del mundo de mis personajes) lo entenderéis...


Mientras tanto, y dado que me aburro como si no hubiera mañana porque ya he terminado de escribir los tres tomos (y os adelanto que son unas 1300 páginas en total sin contar spin offs), voy a dedicarme a leer mucho, ver muchas películas y series y hacer comentarios sobre ellas. No será tanto un análisis detallado de todo lo técnico habido y por haber sino, más bien, una opinión apasionada que pretende sacaros un par de sonrisas y un pensamiento de "lo veré / leeré", aunque sea sólo para decirme que no tengo ni puñetera idea.

Y entonces os diré: era mi primerito día.


Sé que la liaré, sé que muchos no estarán de acuerdo con lo que ponga, pero en ese caso siempre agradeceré que los comentarios no sean muy a matar (látigos no, por los dioses). Si son constructivos o de discusión pacífica los aceptaré de buen grado y, obviamente, contestaré en cuanto pueda :)

Sin más que añadir me despido por hoy, ¡gracias por leerme!